Por Javier Ureta

MADRID, 20 abr (Xinhua) -- La Biblioteca Nacional de España (BNE) debe intentar que la sociedad recupere la idea de volver a leer un libro, afirmó el director cultural de la institución, Miguel Albero, en entrevista con Xinhua.

"Hay que intentar que se recupere la idea de leer un libro. Para eso es importante el trabajo que hacemos desde el museo de la BNE, en el que se puede observar que hay una historia de la lectura, y se le cuenta a la gente cómo el libro preserva la tradición cultural", dijo Albero.

El próximo 23 de abril se celebra el Día Internacional del Libro y la Lectura.

El director cultural de la BNE pretende acercar, mediante actividades, el mundo de las letras a la sociedad española, que vive alejada de la institución que cuenta con más de 40 millones de piezas.

"Tenemos que poner en valor ese patrimonio a través de distintas actividades: exposiciones, ciclos de conferencias, visitas al museo del libro y la biblioteca, y organizar actividades en el museo para jóvenes y estudiantes de forman que conozcan la función de la BNE", dijo.

El director cultural explicó que más allá de ser la principal fuente de información en español para los investigadores, la biblioteca cumple una ley que salvaguarda el patrimonio del mundo de las letras del país.

"Recopilamos todo lo nuevo que se escriba. Si sale un libro nuevo, la editorial está obligada a mandarnos dos copias. Y lo mismo con todas las revistas, periódicos e incluso letras de canciones que se publiquen", explicó Albero.

La sede principal de la Biblioteca Nacional de España se ubica en el céntrico Paseo de la Castellana de Madrid, y cuenta además con dos edificios de apoyo en la vecina ciudad de Alcalá de Henares.

En la actualidad, la BNE se enfrenta al cambio de paradigma de pasar del almacenamiento analógico al digital.

"Esto permite a cualquiera acceder a estos fondos desde cualquier parte del mundo y además se preserva con unos criterios y unas máquinas diseñadas especialmente para la parte digital para que en el futuro todo se guarde", expresó.

"Es un gran reto, porque ahora con internet la masa de lo que se produce es muy grande. Por ejemplo, cada año en España se producen 70.000 ejemplares nuevos", dijo Albero.

De acuerdo con el directivo, el surgimiento de internet ha cambiado la forma de entender la lectura y el mundo de la literatura.

"Nunca se ha leído más que ahora, pero nunca se ha leído con tan poca profundidad. Ha cambiado el modelo de prescripción", dijo.

"Entre el escritor y el lector había una serie de filtros: la editorial, el crítico e incluso el librero. Ahora esa destilación no se produce. Efectivamente, es muy difícil deslindar qué es lo bueno de lo que no", observó.

Sin embargo, Albero está convencido de que la ley es correcta porque nunca se sabe qué rasgará moldes en el futuro.

"Ahora hay mucha autoedición, pero luego no sabes qué va ser de valor y que no. Nunca sabes si el gran escritor de este siglo se está autoeditando", sostuvo.

Albero, quien reivindica a Miguel de Cervantes y su Quijote por su vigencia en la actualidad, apuesta por modificar el modelo educativo y basarlo en la lectura para enseñar a los jóvenes el pensamiento crítico necesario para entender la sociedad actual.

"Lo que sí ha cambiado es la falta de atención. Ahora la gente es más capaz de interrelacionar, pero muchísimo menos capaz de profundizar. Si quieres enterarte de lo que escribió (Friedrich) Nietzsche no te vale con leer un tuit, tienes que sentarte y dejar que pasen la horas y al final meterte en tus cosas", reflexionó.

Además, para Albero la clave está en "volver a los orígenes", que cobran más vigencia que nunca "en esta sociedad tan cambiante".

"Hay que estudiar matemáticas, latín, griego... Veo que ahora hay muchas carreras que no tienen mucha sustancia. Yo estudiaría cosas que te ordenen la cabeza, que te ayuden a pensar. Luego la parte práctica la aprenderás rápido, sobre todo porque va a cambiar dentro de cinco minutos", resaltó.

De acuerdo con el especialista, su deber es "derribar las vallas" entre la BNE y la sociedad.

"Tenemos que abrirnos más al ciudadano. La gente tiene la idea de que somos únicamente un sitio de investigación y piensan que este sitio no es para él. Por eso tenemos que ser capaces de contarles que lo aquí se hace es importante y tiene un valor", dijo.

Albero adelantó que tiene un plan para popularizar la BNE, que consiste en mezclar el conocimiento con la estética y el placer.

"Vamos a abrir el espacio central de la BNE, que es puramente estético y que hasta ahora solo está para los lectores. Yo creo que eso va a cambiar mucho la percepción que tiene la gente de la biblioteca. También hay otro proyecto que es hacer en la parte adelante un jardín, llevar la librería fuera", anunció.

En el marco del Día del Libro y la Lectura, el cual, según Albero, se celebra el 23 de abril para recordar la fecha de muerte de dos iconos universales de la literatura: el británico William Shakespeare y el propio Cervantes, la BNE lanzó una serie de iniciativas entre las que destacan sentar a personalidades españolas con sus escritores favoritos, conferencias, o charlas privadas entre autores literarios.

Además, Albero explicó que la institución pretende mantener la "vocación panhispánica" de la biblioteca construyendo un fondo común de información académica, aunque busca ampliar las fronteras de la institución hasta China, con la que no descarta buscar algún convenio entre países.

"La literatura te va a servir para cualquier cosa en la vida. Pero es que además, el que no entra en ese mundo, se pierde algo muy importante y muy bonito", afirmó Albero, quien se muestra convencido de que la BNE concientizará a los españoles del placer de una buena lectura. Fin