Diariodominicano.com

Santo Domingo, RD.- El 20 de octubre de 1961, un contingente de la Policía Nacional reprimió a decenas de estudiantes que se habían concentrados en el sector Ciudad Nueva, de Ciudad Trujillo, para luchar contra los remanentes de la tiranía trujillista.

En las acciones de represión murieron Tirso Roldán Vargas Almonte y José Ignacio Matos, quienes heridos de muerte fueron lanzados del techo de una vivienda de la calle Espaillat.

Los estudiantes demandaban la salida del poder del Presidente interino Joaquín Balaguer, y la destitución del rector de la Universidad de Santo Domingo. Ante la posibilidad de que fueran reprimidos tomaron las manzanas de las calles Palo Hincado-Santomé y Nouel y Padre Billini con la calle Espaillat.

A las azoteas de las viviendas llevaron piedras y trozos de hierro de los contadores de agua. Estaban decididos a enfrentar la represión.

No obstante, a partir de las 4:40 de la tarde, centenares de agentes de la Policía que llevaban cascos de acero, macanas y carabinas semi-automáticas comenzaron a tomar posiciones en el área que había sido aislada por los estudiantes que luchaban contra los remanentes de la dictadura.

En medio de los contingentes de la Policía, fue colocado un carro de los bomberos de Ciudad Trujillo.

Una versión de los sobrevivientes da cuenta de que cuando los agentes tomaron el área, comenzaron a reprimir de manera inmisericorde y obligaron a grupos de los estudiantes a saltar de los edificios. Decenas sufrieron heridas de cuidado y 57 fueron detenidos.

Un despacho de la Agencia Prensa Asociada (AP), de Estados Unidos, de su corresponsal Robert Berrellez, indicó:

"Ciudad Trujillo, Policías con cascos de acero y empleando rifles semiautomáticos, mangas de agua y gas lacrimógeno, arrebataron una zona de dos manzanas cuadradas a numerosos jóvenes amotinados, en el hecho más sangriento ocurrido aquí desde el asesinato del Generalísimo Trujillo el 30 de mayo.

"De inmediato no pudo determinarse el número de bajas habidas en el choque de gran violencia ocurrido en el corazón de la ciudad. La Policía se llevó a ocho personas que chorreaban sangre, aparentemente de heridas recibidas en la cabeza.

AP reportó que por la rapidez con que se desarrollaron los acontecimientos no fue posible establecer el número de heridos.

==========================================