WILLIAMSPORT, 21 de ago, - Los sueños de Grandes Ligas se hicieron realidad la noche del domingo en un juego bautizado como la primera edición del Clásico de Pequeñas Ligas en el remodelado Bowman Field, un parque de ligas menores. El inmueble se ubica a unas cinco millas (ocho kilómetros) del complejo donde se realiza la Serie Mundial de Pequeñas Ligas.

Al final, el duelo entre los Piratas de Pittsburgh y los Cardenales de San Luis resultó ser un éxito.

"He tenido días inolvidables en mi trabajo. Pero hoy, incluso antes de haberse celebrado el partido entre equipos de Grandes Ligas, ha sido sin duda uno de los mejores momentos del que haya formado parte", declaró el comisionado de Major League Baseball, Rob Manfred. "Quiero comenzar agradeciendo al presidente y director general de Pequeñas Ligas, Steve Keener. El evento que ellos organizan año con año es absolutamente fenomenal. Me siento honrado de haber sido parte de este suceso tan especial".

Parte del propósito del evento de esta semana para Manfred era expandir el alcance del béisbol de Grandes Ligas llevándolo a un lugar en el que nunca antes había estado.

El duelo también se enmarcó en una iniciativa de las Grandes Ligas para reconocer la importancia del béisbol infantil y juvenil.

Josh Bell conectó un jonrón y produjo cuatro carreras, y los Piratas vencieron 6-3 a los Cardenales. Los Piratas fueron los locales de manera nominal.

Las primeras filas del graderío fueron reservadas para los integrantes de los equipos que participan en ese certamen infantil, quienes tuvieron la oportunidad de convivir con sus ídolos de las mayores antes del encuentro.

El comisionado de MLB Rob Manfred posa para una selfie con un fan durante el Clásico de Pequeñas Ligas.AP

Después del out que puso fin al primer partido de temporada regular que se haya disputado en Williamsport, los Piratas festejaron del modo habitual. Luego, siguiendo una tradición de las Pequeñas Ligas, los miembros de los dos equipos formaron fila en el plato, y sus respectivos integrantes se fueron estrechando la mano, para cerrar una jornada en que se dio realce al valor del deportivismo.

"Primeramente, creo que ésta es una muestra de la gran relación que tenemos con las Pequeñas Ligas y el respeto que tenemos por el trabajo que Pequeñas Ligas realiza, en particular el espacio 8-12", manifestó Manfred. "En segundo lugar, creo que el esfuerzo de hacerle publicidad y mercadeo a este juego tiene que involucrar a jóvenes. La idea de traer a peloteros de Grandes Ligas aquí, que sean testigos de un juego de Serie Mundial de Pequeñas Ligas y luego ver acción en un partido en un parque repleto de peloteritos, esos son puntos de referencia bastante importante para nosotros".

El béisbol de Grandes Ligas podría volver aquí el próximo año. Manfred habló de la posibilidad de traer a Major League Baseball de regreso a la Serie Mundial de Pequeñas Ligas en 2018.

"Sé que hubo bastante interés por parte de equipos de Grandes Ligas que deseaban estar aquí y que contaron con jugadores que alguna vez participaron en la Serie Mundial de Pequeñas Ligas", culminó.