Tokio, 12 feb (PL) Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 reiteraron hoy su compromiso de acabar a tiempo todas las obras de cara a las competiciones de prueba, pese a algunas dificultades en varias instalaciones.

Este martes el Comité Organizador presentó los progresos en la construcción de nuevos recintos deportivos en la bahía de esta capital y evaluaron el estado de los trabajos, cuando resta menos de año y medio para celebración de la cita bajo los cinco aros, del 24 julio al 9 agosto de 2020.

Una de los proyectos de mayor envergadura es el Centro Acuático, golpeado por el escándalo de falsear los datos técnicos de su sistema antiterremoto por parte de una empresa nipona.

Los obreros tendrán que levantar un pabellón para reemplazar o reparar 32 dispositivos de este tipo con los que estaba equipada su estructura de carácter obligatorio por ley en Japón, después de que la compañía KYP admitiera que había empleado materiales irregulares en sus sistemas de protección sísmica.

Ese imprevisto no afectará al programa original, que incluye terminar el Centro Acuático en febrero de 2020 y acoger competiciones de prueba en abril del mismo año, previos a la competición oficial, precisó el responsable de planificación y desarrollo de la Olimpiada, Takahiro Otani.

Según el alto funcionario, la instalación tendrá una total protección antiterremotos y una capacidad para 15 mil personas, quienes disfrutarán de las lides de natación, nado sincronizado y salto de trampolín.

Hasta ahora se completó el 55 por ciento de la construcción de ese complejo, una labor muy lenta debido a la enorme magnitud (65 mil metros cuadrados, dos piscinas olímpicas y otra para salto con trampolín).

Otras instalaciones con imprevistos son las del nuevo parque de Tenis, de Ariake, porque la organización se vio obligada a buscar una nueva empresa encargada de su fabricación después de que la contratada originalmente se declarara en bancarrota.

Sin embargo, marchan según lo previsto las obras para el estadio Arena Ariake, con 15 mil espectadores y sede de voleibol, el entro de Gimnasia Olímpica, para 12 mil aficionados, o las sedes de canotaje, el eslalon de piragüismo o tiro con arco.

Todas las instalaciones se ubican sobre islas artificiales en la bahía de Tokio, que será el área de la capital nipona con más concentración de sedes olímpicas y en la que se levanta la Villa Olímpica, con aforo para 18 mil atletas.

Los organizadores aspiran a entregar las instalaciones en tres rondas de cara a las confrontaciones de prueba, una el próximo verano, otra entre octubre y febrero de 2020, y una última en la primavera del año que viene.