Fusilan en la Hacienda María a Modesto Díaz, Luis Manuel  –Tunti- Cáceres, Salvador Estrella Sahdalá, Pedro Livio Cedeño, Huáscar Tejeda y Roberto Pastoriza

El  18 de noviembre de 1961, el jefe del Estado Mayor General Conjunto de las Fuerzas Armadas, General de Cuatro Estrellas, Rafael Leónidas (Ramfis)  Trujillo Martínez, fusiló en la Hacienda María, en San Cristóbal, a Modesto Díaz, Luis Manuel  –Tunti- Cáceres, Salvador Estrella Sahdalá, Pedro Livio Cedeño, Huáscar Tejeda y Roberto Pastoriza, quienes habían participado en el plan que culminó con la eliminación física del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, la noche del 30 de mayo de 1961.

Con la ejecución del grupo Ramfis Trujillo consumó un plan que trataba de llevar a cabo desde hacía varias semanas. Su objetivo era sacar los presos del Penal de La Victoria y similar una fuga.

Efectivamente, el grupo había sido sacado el 18 de noviembre del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva con el pretexto de que serían trasladados al Penal de La Victoria, pero el vehículo fue desviado al lugar donde todo estaba preparado para ejecutarlo en la Hacienda María.

De La Victoria habían sido sacados en la mañana por una patrulla comandada por el comandante del Penal, Mayor Dante Minervino, con el ardid de que serían llevados al Palacio de Justicia de Ciudad Nueva para un descenso al lugar donde fue muerto el dictador Trujillo.

No obstante, el objetivo era poner el grupo en manos de Ramfis Trujillo. El plan se ejecutaría el día 17 de noviembre, pero se hizo tarde para sacar los presos y se aplazó para el 18 de noviembre.

Dos de los oficiales que estuvieron la noche del 18 de noviembre de 1961, en el acto de ejecución dijeron al periodista Héctor Tineo durante una investigación que hizo para la Revista Rumbo, que el autor del hecho fue Ramfis Trujillo.

El informante aseguró que Ramfis Trujillo pidió a los presentes que nadie interviniera porque a los matadores de su padre los ejecutaría él. Casi al instante comenzó a fusilar a  Modesto Díaz, Luis Manuel  –Tunti- Cáceres, Salvador Estrella Sahdalá, Pedro Livio Cedeño, Huáscar Tejeda y Roberto Pastoriza.

La versión de que fue Ramfis Trujillo la única persona que disparó en la ejecución sumaria de la Hacienda María, también fue compartida por el ex jefe del Servicio de Inteligencia Militar, Alicinio Peña Rivera.

Al amanecer del día 19 de noviembre, la versión que se dio a la opinión pública fue que un comando asaltó el vehículo en que los presos eran trasladados a la Victoria; mataron dos agentes de la Policía y los prisioneros escaparon.

Los dos oficiales que hablaron, por separado,  con el periodista Héctor Tineo afirmaron que luego que el grupo de la gesta del Mayo fue asesinado, un equipo de oficiales de la Fuerza Aérea levantó los cadáveres en fundas plásticas y los trasladó a San Isidro, donde fueron montados en un avión y lanzados al mar.

Los dos informantes se negaron a dar detalles de la operación, ya que esa noche se hizo el compromiso de que nadie hablaría del tema.

De acuerdo con la versión de los dos oficiales que dieron la versión para investigación de Rumbo, Ramfis Trujillo se sintió satisfecho por haber acabado con la vida de los miembros de la gesta del 30 de mayo.

La misma noche de la ejecución abandonó el país en compañía de miembros de su familia y de su grupo de amigos.

El crimen de la Hacienda María quedó en la impunidad, ya que nunca las autoridades dominicanas iniciaron acciones para localizar a los acusados.

Antes, día 4 de junio de 1961, el Jefe del Estado Mayor Conjunto, general Rafael Leónidas Trujillo Martínez, ordenó el arresto del secretario de las Fuerzas Armadas,  general  José  René –Pupo- Román Fernández, a quien fusiló el 12 de octubre de 1961.

Ramfis Trujillo  instruyó a su tío Luis  -Nene- Trujillo, para que invitara a Pupo Román a presentarse en el despacho del Jefe del Estado Mayor  Conjunto, en la Fuerza Aérea Dominicana. Al llegar fue arrestado con su chofer García, y su hijo José René, fue desarmado y vería a su padre por última vez, ya que Pupo Román, sería sometido a múltiples torturas hasta provocar su muerte.

Ramfis había establecido que el alto jefe militar, esposo de una sobrina de Trujillo, estaba involucrado en el plan que culminó con la eliminación  física del dictador.

En el momento que se  ejecutaba la medida, los presos eran sometidos a torturas en la cárcel del 9 y en los lugares escogidos por los hombres del SIM.

Juan Tomás Díaz  y Antonio De la Maza,  al  ser muertos el 4 de junio de 1961 por agentes del SIM, se agregaron al número de ejecuciones que comenzaron el mismo día 31, menos de 24 horas después de conocerse la muerte de Trujillo.

El mismo 31 de mayo, el día siguiente del hecho, los torturadores mataron en La Vega,  a Mario de La Maza.

En tanto, en la zona de La Victoria, agentes del Servicio de Inteligencia  Militar (SIM), mataron a balazos a Segundo Imbert y al doctor Rafael Augusto Sánchez.

Los dos estaban presos en el Penal de La Victoria y fueron sacados en horas de la noche  para ser ejecutados.

El día 2 de Junio, los agentes del  SIM mataron al teniente Amado García Guerrero, al localizarlo en la residencia de una tía en la calle San Martín número 59.

En tanto,  el 3 de junio de 1961, continuó la represión en el país y el Servicio de Inteligencia Militar  (SIM) intensificó la persecución  contra  el grupo de ciudadanos que participaron  en el asesinato del dictador Rafael Leónidas  Trujillo Molina, la noche del 31 de Mayo de 1961.

El 3 de Junio de 1961, se conoció la versión de la muerte del señor Ismael Estrella Núñez, hermano de Salvador Estrella Sahdalá. En la ocasión se indicó que el señor Estrella se ahorcó por las presiones sicológicas que sufrió de parte de los organismos de represión.

Sin embargo, su familia recibió la versión de que fue ahorcado en el Palacio de la Policía Nacional, donde era investigado en torno al complot que culminó con la muerte del dictador Trujillo.

La aclaración la hizo su hijo Juan Reynoso Estrella, al relatar el hecho al periodista Héctor Tineo.