9:14 am, Santo Domingo, RD, 22 marzo.- El presidente Leonel Fernández reinauguró este miércoles la Plaza de la Bandera y del Soldado Desconocido, remodelada por la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) a un costo de 80 millones de pesos.

Durante la ceremonia, el jefe de Estado estuvo acompañado por la Primera Dama de la República, Margarita Cedeño de Fernández, el vicepresidente de la República, Rafael Alburquerque y su esposa doña Marta de Alburquerque, así como del Nuncio Apostólico, monseñor Josef Wesolowski; los ministros de la Presidencia, César Pina Toribio; Educación, Josefina Pimentel, de las Fuerzas Armadas, teniente general Joaquín Virgilio Pérez Féliz, Administrativo de la Presidencia, Luis Manuel Bonetti, de Cultura, José Rafael Lantigua, y de Obras Pública y Comunicaciones, Víctor Díaz Rúa. Además, el presidente de la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, Juan Daniel Balcácer.

Además, los directores de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado y de la Comisión Presidencial de Apoyo al Desarrollo, Luis Sifres y César Fernández, respectivamente, Omar Fernández, hijo del gobernante, y el asesor del Poder Ejecutivo en materia de drogas, Marino Vinicio Castillo.

El acto inició con la interpretación del Himno a la Bandera, entonado por Claudia Sierra, quien también entonó el Canto a la Patria de Juan Luis Guerra, acompañada del Grupo Batuta, dirigido por el maestro Pablo Polanco.

La reinauguración de la Plaza da la Bandera se enmarca dentro del proceso de rescate de los monumentos que lleva a cabo el gobierno dominicano.

El evento fue organizado por los ministerios Administrativo de la Presidencia, de las Fuerzas Armadas, de Cultura y la Comisión Permanente de Efemérides Patrias (CPEP).

Acto Inaugural

La parte central de la actividad fue un concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), bajo la dirección del maestro José Antonio Molina, con un programa que incluyó la obertura 1812 de Tachaikovsky, Fanfarria para un hombre común, de Aaron Copland, la Obertura Festiva en La Mayor, Op. 96, de Dimitri Shostakóvick; el famoso Bolero de Ravel y la Obertura 1812, Op. 49 de Tchaikosvky.

Contó además con el reforzamiento de la Orquesta Dominicana de Vientos, con un espectáculo de campanas, fuegos artificiales, desfile de cadetes y una batería de artillería de campaña.

Historia de la Plaza

La actual Plaza de la Bandera fue designada con el nombre "Plaza de la Bandera y del Soldado Desconocido", pues en ella reposarán por siempre los restos de un soldado dominicano que ofrendó su vida por la causa de la patria.

Dicho monumento antes se llamaba "Plaza de la Independencia" y fue inaugurado en 1973. Su diseño y supervisión estuvo a cargo del arquitecto Christian Martínez, mientras que la construcción recayó sobre el ingeniero Andrés Gómez Dubriel.

En dicha Plaza, el 26 de enero de 1979, Su Santidad el Papa Juan Pablo II ofició la primera misa que un Pontífice romano, celebrase en tierra americana, proyectando la plaza a nivel mundial.

Con el pasar de los años, la Plaza de la Bandera se fue deteriorando y el gobierno del presidente Fernández consciente de la importancia de mantener vivos los símbolos nacionales, emprendió la tarea de restaurar dicho monumento y devolverle el sentido original que fue ser la tumba del soldado desconocido.

Una inmensa cruz, símbolo de la bandera y la redención identificable desde lo alto, en su centro, el arco de la unión del pueblo y en su corazón, el sepulcro del soldado que murió por la libertad de los dominicanos.