El 11 de julio de cada año fue establecido como Día Mundial de la Población por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde 1989. Para este año el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), como su día emblema ha definido como tema global la planificación familiar como derecho humano.

SANTO DOMINGO. El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en República Dominicana conmemoró este miércoles el Día Mundial de la Población con un panel sobre la planificación familiar como derecho humano, con la participación de decenas de jóvenes.

La actividad se centró en las ponencias presentadas por las doctoras Mirna Jiménez de la Rosa, de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y Yuderka Lerebours, del Ministerio de Salud Pública (MSP); además de Carolina Solano, encargada de Protección Social de la Dirección de Información y Defensa de los Afiliados (DIDA), y Elba Franco, coordinadora de la Segunda Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI-2017).

El evento, encabezado por Sonia Vásquez, representante nacional del UNFPA, tuvo por objetivo promover el enfoque basado en el derecho a la planificación familiar. Se realizó en la Casa de las Naciones Unidas y se transmitió en directo para decenas de jóvenes en las Casas de la Juventud que gestiona el Ministerio de la Juventud en Azua, Salcedo y San Francisco de Macorís.

De forma detallada, la planificación familiar es la información, los medios y los métodos que permiten a las personas decidir si tienen hijos y cuándo. Esto incluye una amplia variedad de anticonceptivos como las píldoras, inyectables, implantes, dispositivos intrauterinos,

procedimientos quirúrgicos que limitan la fertilidad y métodos de barrera como los condones, masculinos y femeninos, así como métodos no invasivos, como el método del calendario y la abstinencia.

Erradicar vulnerabilidades

República Dominicana registra una tasa de fecundidad global en baja como el resto de Latinoamérica, con 2.4 hijos por mujer, pero persiste una necesidad insatisfecha de planificación familiar de 11% y 27% en adolescentes, de acuerdo a la última Endesa. Tres de cada 10 adolescentes están o han estado embarazadas y, de esas, 50.4% hubiera querido postergar el nacimiento de sus hijos.

Las causas de estas situaciones son grandes desafíos, con desigualdades sociales y de género de fondo, principalmente: problemas de presupuesto, desinformación, falta de educación sexual integral y necesidad de mejorar los servicios.

La planificación familiar resulta fundamental para superar la pobreza, que se agudiza cuando las personas no pueden elegir el tamaño de su familia. Cuando una mujer puede planificar su familia, puede planificar su vida, reivindicar más educación, buscar y conservar mejores trabajos y contribuir más a su familia, nación y prosperidad global. También reduce el riesgo de defunción y discapacidad a causa de un embarazo y un parto demasiado tempranos o demasiado tardíos en su vida reproductiva.

Según datos del UNFPA, las complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto son los primeros factores mortales en niñas entre los 15 y los 19 años de edad en los países en desarrollo. De ahí la importancia del acceso a la información y los anticonceptivos puede proteger las vidas de las jóvenes. Cuanta más información tengan, mejor podrán elegir para poder hacer realidad sus futuros.

El organismo reiteró que las inversiones en planificación familiar que se hagan hoy serán inversiones en la salud y el bienestar de millones de mujeres pertenecientes a las generaciones futuras.