Santo Domingo RD 23 agosto.- Los importadores dominicanos de productos agrícolas aprovechan cada vez más las facilidades que ofrece el Tratado de Libre Comercio para colocar rubros foráneos en el mercado local.

Eso explica, en parte, por qué en las góndolas de muchos supermercados se ofertan productos extranjeros, cuando República Dominicana cuenta con tierras y con condiciones para cultivarlos y exportarlos. Se trata de productos frescos, con buena presentación en la mayoría de los casos, atractivos para los ojos de los clientes, que entran al país libre del pago de aranceles.

Sin embargo, hay otros elementos que alimentan las posibilidades de que "tengamos aquí productos cultivados allá", es decir, en tierras extrajeras, mientras persisten los inconvenientes para exportar, y rubros que llegan a un destino y son devueltos.

El director ejecutivo del Consejo Nacional de Competitividad (CNC), Andrés van der Horts Álvarez, sostiene que "la gran debilidad que tiene República Dominicana con relación a la exportación de productos agrícolas es que el sector privado no ha podido ser muy competitivo para invertir en temas como el empaque y presentación del producto y se requiere de mayor empeño para superar ese aspecto".

En establecimientos comerciales dominicanos es notoria la presencia de productos importados como albahaca, alfalfa (de Miami); hongos crimini (de Estados Unidos), radicchio, hongo champ, espinaca, zukini, endivia y algunos tipos de lechuga, entre otros, procedentes del exterior. Una característica común a todos es que en los lugares donde están presentes la gente los elige por el cuidado y frescura, algo así como "listos para llevar y cocer". El presidente del Clúster de Invernaderos, José Miguel de Peña, asegura que esos mismos productos debiera producirlos República Dominicana, porque cuenta con terrenos adecuados para eso, especialmente para zukini.

"Uno de los problemas por los que el país no ha podido aprovechar las ventajas del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Centroamérica, conocido como DR-Cafta, es que se firmó ese acuerdo sin contar con ventanillas de financiamiento, especialmente para exportación y, por tanto, los dominicanos no tienen posibilidad de acceder a créditos aunque tengan los contratos para enviar los productos a mercados internacionales", plantea De Peña.

México corre más

Para fortalecer sus expresiones, el productor citó el caso México, que comenzó a producir vegetales en invernaderos último que República Dominicana, usando, incluso asesoría de este país, sin embargo, exporta unos 13,000 millones de dólares cada año por esa vía y suple la demanda interna anual, mientras los dominicanos exportan apenas US$70 millones. México tiene instaladas unas 20 mil hectáreas (unas 320,000 tareas). Una hectárea equivale a 16 tareas) de producción bajo ambiente controlado. República Dominicana tiene en producción de invernadero unas 500 hectáreas.

El director ejecutivo del CNC asegura que esa entidad comenzará a trabajar con el proyecto de apoyo a las pequeñas y medianas empresas, conocido como Maspymes", referido por el presidente Danilo Medina en la toma de posesión el pasado día 16. Por esa vía, según el mandatario, se busca asistir más de 15 mil pequeños y medianos empresarios en 36 meses, ofreciéndoles ayuda técnica y asesoramiento en materia de acceso a la información y mejora de la productividad, entre otros puntos.

El sector turismo es una pieza fundamental

Algunos de los productos agrícolas importados (muchos de ellos para ensaladas) no tienen una demanda muy definida en este país. Por eso, es importante involucrar el sector turismo en su consumo, para elevar los pedidos y propiciar que el sector privado invierta en cultivarlos. Así, los productores -que ahora fijan su atención en 10 o 12 rubros- comenzarían a ver otros nichos. Lo correcto, según expertos, es que la producción, cuando está enfocada a la exportación, se realice en invernadero, no a cielo abierto. Las semillas, por ejemplo, de alfalfa, hongos (de varios tipos y de zukini, podrían adquirirse en el mercado extranjero que las comercialice, que podría ser: de Israel, Estados Unidos o España, partiendo de quien presenta mejores ofertas.