CONIAF, REDDOM, UASD, JAD, AFIPA Y ADIA buscan disminuir las pérdidas por devolución de productos agrícolas exportados desde la República Dominicana

SANTO DOMINGO.- Con el objetivo de disminuir las pérdidas por devolución de productos agrícolas exportados desde República Dominicana, el Consejo Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (CONIAF), junto a la Fundación REDDOM, La Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), la Junta Agroempresarial (JAD), la Asociación de Fabricantes e Importadores de Productos Agroquímicos (AFIPA), y la Asociación Dominicana de Ingenieros Agrónomos (ADIA), presentaron el "Manual de formación para aplicadores y distribuidores de plaguicidas en agricultura".

Durante la presentación del libro, Juan Chávez, director del CONIAF, indicó que el Manual tiene como referencia los más modernos sistemas mundiales para reglamentar el etiquetado, almacenamiento, venta, distribución, transporte, manejo, aplicación y eliminación segura de inventario vencido.

El funcionario dijo que el uso, y en especial el mal uso de plaguicidas, podría producir secuelas colaterales adversas, muchas veces de carácter irreversible, tanto en el comercio agrícola, como en la salud humana y ambiental.

En ese sentido, planteó la "impostergable necesidad de que en el país se instauren las bases para iniciar un proceso de formación y certificación de aplicadores y distribuidores de plaguicidas", con el apoyo de las instituciones comprometidas con la salud humana y la protección del ambiente.

A la actividad asistieron destacadas personalidades de los sectores académico y agropecuario del país, incluyendo a Osmar Benitez, Director Ejecutivo de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), quien dijo que el Manual llena un vacío que existía en la agricultura dominicana porque a través del mismo los agricultores y profesionales aprenderán definitivamente a hacer un uso adecuado de los plaguicidas.

En tanto, el Rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Iván Grullón, "espera que con este Manual los estudiantes salgan más fortalecidos en el manejo de las plagas, para lograr una mayor inocuidad de los alimentos que consume la población.

También estuvieron presentes los ex Ministros de Agricultura Amílcar Romero, César Sandino de Jesús, Pedro Bretón y Carlos Aquino González, así como Emigdio Gómez, director del Departamento de Sanidad Vegetal del Ministerio de Agricultura, y Julio Lee, presidente de la Asociación de Fabricantes e Importadores de Productos Fitosanitarios Agrícolas (AFIPA)

Además, Regis Batista, Agregado Agrícola de la Embajada de Cánada, Modesto Reyes, Decano de la Facultad de Ciencias Agronómicas y Veterinarias de la UASD, y Julio de Los Santos, Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Rural Economic Development Dominicana (Reddom), así como connotados científicos e investigadores dominicanos, profesionales, técnicos del sector agropecuario, y representantes de los agricultores de todo el país.

Juan Chávez recordó que en el año 1947, los Estados Unidos (EEUU) decretó una Ley Federal de Insecticidas y Rodenticidas -Federal Insecticide, Fungicide and Rodenticide Act- (FIPRA, por sus siglas en inglés), administrada por la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA), que crea una estructura responsable de ensamblar los procesos de capacitación en las diferentes categorías para los subsectores agrícola, distribución, ornamentales y césped, plantas acuáticas, estructuras y residencias, invernaderos, mosquitos y moscas que muerden, y foresta.

"El sector agropecuario dominicano no puede seguir accionando, como lo ha hecho por décadas, de espalda a la tendencia mundial de obtener el rendimiento potencial de las variedades agrícolas protegiendo al mismo tiempo la salud y el medio ambiente de los efectos adversos de los plaguicidas, cuando se manipulan y usan de manera inadecuada", precisó.

Dijo que para eficientizar y mantener los niveles de exportaciones de productos agroalimentarios hacia los mercados internacionales, el país debe fortalecer los procesos de inocuidad agroalimentaria tomando como base las nuevas normas de Controles Preventivos de los Alimentos para Consumo Humano, detallados en la Ley de Modernización de la Inocuidad de los Alimentos de Estados Unidos.

"Es mandatorio que el país se avoque a ir capacitando a toda la cadena de valor, ya que la no adecuación oportuna a esta nueva ley, conllevaría a un colapso de nuestras exportaciones hacia EEUU, nuestro principal socio comercial", puntualizó el director del CONIAF respecto a la referida Ley.

Otros objetivos del Manual

Chávez citó entre otros objetivos del Manual, dar los primeros pasos para conformar una estructura pública responsable de controlar la importación, el comercio y aplicación de los plaguicidas, y contribuir con la conformación en el país de un sistema de buen uso y manejo responsable de plaguicidas.

Además, reducir los accidentes con plaguicidas; incrementar la demanda internacional de productos agroalimentarios dominicanos; incrementar el buen uso y manejo responsable de plaguicidas, y contabilizar el personal y empresas capacitadas, certificadas y autorizadas para aplicar de forma segura los plaguicidas en la agricultura en el país.

Igualmente, incrementar los niveles de innocuidad de los productos dominicanos de origen agropecuario; incrementar la productividad de los trabajadores del sector y disminuir los excedentes de plaguicidas a nivel de finca, e implementar un sistema de supervisión y fiscalización de control del comercio, uso y aplicación de los plaguicidas.

También, disminuir los casos de intoxicaciones y muertes accidentales por el mal uso de plaguicidas; incrementar la demanda de recursos humanos capacitados y universidades, para formar parte del equipo técnico dentro del sistema de formación y certificación, y crear un sistema de formación y certificación en la distribución, uso y manejo de plaguicidas en todo el país.

Metodología

Juan Chávez explicó que el contenido del Manual es una traducción y adaptación del utilizado en Canadá para la regulación, manejo y certificación en la aplicación de pesticidas, autorizada por las autoridades de ese país.

Contenido temático

El contenido de la obra está distribuido en 11 Capítulos y 440 páginas, e incluye temas como Información General, Normas de Plaguicidas, Etiquetado, Salud Humana, Uso Seguro de Plaguicidas, Seguridad Ambiental, Manejo Integrado de Plagas, Tecnología de Aplicación, Respuestas a Emergencias, Profesionalidad, y Trazabilidad.

Cuenta con cuatro anexos, el primero de los cuales contiene las respuestas a los cuestionarios de Auto Estudios de cada Capítulo; el segundo es el Reglamento de Implementación del Manual en Canadá; el tercero contiene un glosario, y el cuarto el Reglamento Técnico Centroamericano.