Madrid, 12 feb (PL) El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, lamentó hoy que los partidos secesionistas catalanes se dispongan a votar en contra de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) junto a la oposición de derecha.

'Tras siete años de injusticia social, las derechas y el independentismo votarán en contra de unos presupuestos sociales', escribió Sánchez en Twitter, cuando este martes se debate en el Congreso de los Diputados las cuentas del país para 2019.

Precisamente, el mandatario socialdemócrata enfrentará mañana la votación de los PGE en la Cámara Baja, que de no aprobarse podrían abocarlo a anticipar las elecciones generales, programadas en principio para mediados de 2020.

A través de varios mensajes en su cuenta oficial de esa red social, el gobernante acusó a la derecha, encarnada por los partidos Popular y Ciudadanos; y a las agrupaciones separatistas Esquerra Republicana de Cataluña y Partido Demócrata Europeo Catalán de 'vivir mejor en la confrontación'.

Según su criterio, Ambos (derecha e independentismo) 'quieren lo mismo: una Cataluña enfrentada a sí misma y una España enfrentada a sí misma. Nosotros trabajamos por una Cataluña en convivencia para una España unida', aseguró.

Recordó que, dentro de la Constitución, su formación, el Partido Socialista Obrero Español, propuso una comisión para analizar la política territorial en el Congreso... y una mesa de partidos catalanes en la cámara catalana.

'Las derechas nunca participaron. El independentismo nunca creyó en ellas. Viven mejor en la confrontación. Tienen miedo al diálogo', denunció.

Tras sus reproches, el jefe del ejecutivo español lanzó un último mensaje en medio del debate sobre un posible adelanto electoral a esta primavera.

'La moción de censura supuso un cambio de época: si queremos conquistar el futuro como país, la España cabal, moderada y progresista debe dar un paso adelante. Dará un paso adelante', señaló.

Aludió a la votación en el parlamento que el 1 de junio de 2018 defenestró al entonces presidente del Gobierno, el conservador Mariano Rajoy, y permitió su ascenso al poder, con los votos de varias agrupaciones, incluidas las fuerzas separatistas catalanas.

La defensa de los PGE coincidió con el inicio hoy en el Tribunal Supremo del juicio a 12 líderes políticos y sociales de Cataluña, por su papel en el fallido intento de secesión de esa región española, en octubre de 2017.

Sánchez apostó por esos presupuestos para mantener en pie su administración y agotar la legislatura, pero se topó con la negativa de los independentistas, que le exigen negociar el derecho de autodeterminación, una línea roja para Madrid.

mgt/edu