Spanish.xinhuanet.com 2019-04-23 09:31:53

BEIJING, 23 abr (Xinhua) -- Noy Sonemany trabaja en la construcción del ferrocarril entre China y Laos en una obra en el norte laosiano.

Albañil antes de incorporarse a esta obra, Sonemany es ahora un soldador experto que consiguió el título de "artesano del ferrocarril". Con un ingreso mensual de unos 460 dólares, este joven de 26 años se muestra contento con el trabajo.

Sonemany representa a millones de personas en todo el mundo que se están beneficiando de proyectos enmarcados en la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Desde que esta iniciativa fue propuesta en 2013 por el presidente chino, Xi Jinping, 126 países y 29 organizaciones internacionales han firmado con China acuerdos relacionados con la iniciativa.

A través de la Franja y la Ruta, China no solo ha ayudado a otros países a desarrollar su economía y mejorar la calidad de vida de su gente, sino que también ha ofrecido una plataforma donde todos los países pueden trabajar juntos en aras de la prosperidad común.

PROYECTOS DE COOPERACIÓN PUJANTES

El ferrocarril China-Laos es solo uno de los múltiples proyectos de cooperación creados por la Franja y la Ruta.

Una vez completados en 2021, los 414,332 kilómetros de vía férrea irán desde el paso fronterizo de Mohan-Boten, en el norte de Laos, hasta la capital del país, Vientiane, a una velocidad de 160 kilómetros por hora, convirtiendo así al país sin litoral en un centro conectado por tierra.

Las terminales internacionales de contenedores de Colombo, en el oeste de Sri Lanka y coadministradas por el Puerto CM de China y la Autoridad de Puertos de Sri Lanka desde 2014, han convertido el puerto de la capital esrilanquesa en uno de los de mayor crecimiento mundial. En concreto, según la agencia de calificación internacional Alphaliner, fue el que creció más en contenedores en la primera mitad de 2018.

En los primeros cinco años de su implementación, el Corredor Económico China-Pakistán ha completado varios proyectos energéticos que resolvieron el problema de los apagones en Pakistán y facilitaron el desarrollo económico del país al suministrar suficiente electricidad a sus industrias.

El Ferrocarril Exprés de China, una arteria de comercio internacional, enlaza ahora 59 ciudades chinas con 50 ciudades en 15 países europeos, con 14.000 viajes acumulados hasta finales de febrero.

Francia acordó con China promover conjuntamente la cooperación relacionada con la Franja y la Ruta en terceros mercados, mientras Roma y Beijing firmaron un memorando de entendimiento sobre el fomento conjunto de la iniciativa.

La Franja y la Ruta, con gran potencial de beneficiar tanto a las economías en desarrollo como a las desarrolladas, resulta cada vez más atractiva para el mundo.

Los últimos estudios realizados por el Banco Mundial y otras instituciones internacionales sugieren que la cooperación dentro de esa iniciativa reducirá los costos del comercio mundial entre un 1,1 por ciento y un 2,2 por ciento, y contribuirá al menos al 0,1 por ciento del crecimiento mundial en 2019.

LA FALACIA DE "LA TRAMPA DE DEUDA"

A medida que la iniciativa recaba más y más apoyo mundial, algunos políticos y medios occidentales acusan a China de crear una "trampa de deuda". Estas acusaciones han sido refutadas por responsables gubernamentales y expertos de todo el mundo.

Según una investigación publicada en enero por la aseguradora de crédito comercial Euler Hermes, el proyecto agregará un 0,3 por ciento al comercio mundial y un 0,1 por ciento al crecimiento mundial, y los países involucrados verán mayores volúmenes de comercio.

Las acusaciones contra China son "totalmente absurdas" pues los beneficios generados por la construcción de infraestructuras superarán con creces las inversiones, dijo Aboubaker Omar Hadi, presidente de Puertos y Autoridad de la Zona Franca de Yibuti.

A través de los puertos de Yibuti, se han registrado 41.000 millones de dólares en exportaciones e importaciones, algo que no se podría lograr sin una infraestructura adecuada, añadió.

La Franja y la Ruta "ofrece enormes oportunidades a Camboya, y el Gobierno Real ha indicado claramente su compromiso con el proyecto", afirmó por su parte Nick Bersford, representante residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

"No va a crear una trampa de deuda a Camboya", aseguró Hem Vanndy, subsecretario de Estado del Ministerio de Economía y Finanzas camboyano.

Según explicó Keshmeer Makun, profesor de la fiyiana Universidad del Pacífico Sur, "es importante saber que China suele tener en cuenta la capacidad de cumplimiento con la deuda externa y las restricciones en la solvencia de los países receptores, por lo que evita una carga de deuda pesada".

"Los proyectos financiados por los chinos no solo tienen el costo y la calidad adecuados, sino que también brindan la asistencia social y económica a la población", detalló.

Sobre la deuda de Sri Lanka, la académica Dushni Weerakoon y el profesor de economía en la australiana Universidad de Monash, Sisira Jayasuriya, escribieron en un artículo que tenía muy poco que ver con los préstamos chinos, que representan apenas el 10 por ciento de la deuda externa total del país.

En cuanto a la construcción de una carretera en Montenegro, el Fondo Monetario Internacional dijo que había supuesto para el país una inyección de energía pues, "después de expandirse un 2,9 por ciento en 2016, la economía creció un 4,4 por ciento en 2017". Predijo que el país balcánico generará "un superávit fiscal primario del 4,5 por ciento del PIB (producto interno bruto) para 2020".

Las acusaciones con respecto a la iniciativa propuesta por China son "erróneas e incorrectas", dijo Khairy Tourk, de la Escuela de Negocios Stuart del Instituto de Tecnología de Illinois, en Chicago.

CONEXIONES EN FAVOR DE LA PROSPERIDAD COMÚN

La Franja y la Ruta trata sobre compartir, afirmó Tourk.

Al avanzar en una globalización más abierta, inclusiva y equilibrada, la iniciativa pretende construir una red de comercio e infraestructuras que conecte el mundo teniendo como bases el respeto, la igualdad y el beneficio mutuo.

En 2018, en una intervención por el quinto aniversario de la Franja y la Ruta, Xi subrayó que es una iniciativa abierta e inclusiva, y no un bloque exclusivo ni "un club chino".

A medida que la iniciativa demuestra que beneficia de verdad a los países a través de proyectos de cooperación bilateral, la comunidad internacional ha comenzado a reconocer su importancia de reforzar la conectividad para crear nuevos motores de crecimiento y solucionar los desequilibrios de desarrollo.

Hadi aseguró que, con la iniciativa, espera "una interconexión más sólida entre África y el resto del mundo".

Asia Central no tiene casi salida al mar en términos de comercio con el resto del mundo. Al mejorar la interconectividad, una idea "vanguardista" de la Franja y la Ruta, la región se beneficiará a nivel económico, aseguró Fabienne Bossuyt, profesora asistente en la Universidad de Gante (Bélgica).

Para Makun, la Franja y la Ruta ha ayudado a los países insulares del Pacífico a recibir más inversión extranjera de las naciones vecinas.

"De hecho, la presencia y la asistencia de China han hecho dar un paso al frente a nuestros vecinos en la región, como Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. Es bueno que esos países se hayan comprometido a impulsar el desarrollo de la región del Pacífico", afirmó.

Frente a las políticas unilaterales y proteccionistas, China ofrece una oportunidad de "prosperidad común y pacífica" a los países, dijo Francesco Maringio, experto italiano en China.

"El énfasis (de la Franja y la Ruta) en las infrastructuras y la conectividad establece la mejor base posible para promover un desarrollo generalizado e integral y una mejora de la calidad de vida de la gente", afirmó Keith Bennett, vicepresidente del británico 48 Group Club.

En palabras de William Jones, director de la publicación estadounidense "Executive Intelligence Review", es "una plataforma operativa para que las naciones trabajen juntas (...) y resuelvan sus diferencias de forma amistosa a través de la negociaciones, a través de 'dar y recibir' y a través de una solución mutuamente provechosa".

"Esa debe ser la onda futura", consideró.