La Habana, 25 abr (Prensa Latina) El mercado petrolero sigue hoy atento al impacto de las sanciones de Estados Unidos contra Irán ya que pretenden reducir la principal fuente de ingresos de la nación persa: sus exportaciones de crudo.

En noviembre del año pasado Estados Unidos otorgó exenciones durante seis meses a China, India, Japón, Corea del Sur, Turquía, Italia y Grecia, a cambio de que paulatinamente redujeran sus compras de combustible a Teherán.

Sin embargo, esta semana la Casa Blanca anunció que a partir del 2 de mayo pondrá fin a las exenciones que tienen esos países para comprar crudo iraní.

Esto se suma a la presión de las sanciones recrudecidas por el presidente Donald Trump, quien también decidió retirar a su país del acuerdo nuclear con Irán, establecido entre varias naciones en 2015.

Varios gobiernos, entre estos el iraní, chino y turco, criticaron la decisión anunciada esta semana por Washington y cuestionaron su carácter extraterritorial y los daños económicos que acarreará.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China reafirmó su rechazo, exigió respeto a la cooperación Beijing-Teherán y advirtió que la acción desestabilizará el mercado mundial.

'Ese movimiento puede exacerbar la situación en Oriente Medio (...) instamos a Estados Unidos a asumir una actitud responsable y jugar un rol constructivo', recalcó el vocero Geng Shuang.

Entretanto Iraq anunció que mantendrá sus importaciones de gas iraní, pese a las sanciones decretadas por Estados Unidos contra Irán.

Desde Corea del Sur se conoció que esa nación enviará un equipo de funcionarios a Estados Unidos para tratar de prorrogar las exenciones que permiten la importación de petróleo iraní sin enfrentar sanciones.

Según medios surcoreanos de prensa, esa medida genera preocupación en el país, uno de los mayores importadores asiáticos de petróleo iraní.

Las nuevas restricciones podrían representar un duro golpe a la industria petroquímica surcoreana, altamente dependiente de derivados del crudo persa.

India, el segundo mayor comprador de petróleo de Irán, busca compensar el probable déficit en el suministro después de que Estados Unidos decidió no otorgar la exención de sus sanciones para comprar crudo de la nación islámica.

Los planificadores estratégicos de la India están preocupados por las interrupciones en el suministro a corto plazo, dado que las necesidades energéticas del país se satisfacen principalmente a través de las importaciones.

Por su parte, la Unión Europea (UE) lamentó la decisión de Estados Unidos de poner fin a las exenciones para la compra de petróleo iraní por ciertos países, porque pone en riesgo el acuerdo nuclear con esa nación.

'Conlleva el riesgo de socavar más la implementación del acuerdo nuclear con Irán, que es un elemento clave de la arquitectura global de no proliferación y que fue aprobado por unanimidad por el Consejo de Seguridad de la ONU, y es crítico también para la seguridad global y regional', indicó la portavoz comunitaria Maja Kocijancic.

De acuerdo con la vocera, la UE seguirá ateniéndose a ese pacto mientras Irán continúe la total y efectiva implementación de sus compromisos nucleares.

En dicho entorno, el presidente iraní, Hasan Rohani, aseguró la víspera que su país mantendrá sus exportaciones del llamado oro negro, pese a las sanciones de Washington.

La decisión de Donald Trump de anular exenciones para la compra de crudo iraní con el objetivo de ahogar al país de los persas, no lo llevará a ningún lado, dijo.

El jefe de la Casa Blanca, contrario a lo que piensa, no podrá reducir a cero las exportaciones petrolíferas del país persa. Es imposible hacerlo, porque venderemos nuestro petróleo usando diferentes vías', apuntó Rohani.

Bajo tales condiciones, el petróleo Brent, de referencia en Europa, superó hoy los 75 dólares por barril. El estadounidense WTI también se comportó al alza y cambió de manos a 66,12 unidades el tonel.

mgt/mfb