Por Fernando Muñoz y Chen Yao

BEIJING, 25 abr (Xinhua) -- Permitiendo el desarrollo abierto, inclusivo y común, los países latinoamericanos han acogido con entusiasmo la iniciativa de la Franja y la Ruta, lo cual está abriendo un espacio cada día más amplio para la cooperación entre América Latina y el Caribe y China.

Al menos 18 países latinoamericanos y del Caribe han firmado memorandos de entendimiento con China para sumarse a la iniciativa propuesta por el presidente chino, Xi Jinping, en 2013 y que celebrará del 25 al 27 de abril en Beijing su II Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional.

FRUTOS TANGIBLES

La agenda de compromisos alcanzados en el marco de la iniciativa ha permitido impulsar cooperación en infraestructura, tecnología y otros varios sectores a lo largo de la región, que empieza a ver como la cooperación de beneficio mutuo comienza a dar frutos tangibles como puertos, carreteras, ferrocarriles y centrales hidroeléctricas, entre muchos otros.

La iniciativa de la Franja y la Ruta es un ejemplo de cómo ampliar la conectividad entre América Latina y China con una "visión profunda" y el apoyo del país asiático hacia la región, afirmó recientemente en una entrevista con Xinhua la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena.

En el macro de la iniciativa, uno de los ejemplos más exitosos de esta cooperación fue la puesta en funcionamiento del Servicio Integrado de Seguridad ECU 911, un servicio de respuesta inmediata integral que ha revolucionado la atención de urgencias en todo Ecuador y que tuvo su prueba más importante hace tres años durante el terremoto que azotó la costa ecuatoriana.

El devastador fenómeno dejó 673 muertos y miles de heridos que pudieron ser atendidos con prontitud gracias a la instalación de ese sistema de infraestructura por parte de la empresa China National Electronics Import & Export Corporation (CEIEC) y el cual hace parte de los proyectos de cooperación de la iniciativa de la Franja y la Ruta.

Otro de los ejemplos de cooperación dentro de la iniciativa es la construcción de uno de los mayores proyectos de transmisión de energía eléctrica a nivel mundial, el cual está en su fase final en Brasil.

La firma estatal china State Grid participa en la construcción de esa red que conectará a través de 2.543 kilómetros la central hidroeléctrica de Belo Monte (norte) con Río de Janeiro, para distribuir desde allí energía al sureste brasileño, donde se concentra la mayoría de la población del país más grande de América Latina.

La amplia experiencia de la empresa China Communications Construction Company Ltd (CCCC) durante la construcción del puente más largo del mundo, que une las ciudades chinas de Hong Kong, Macao y Zhuhai, será puesta en práctica en las obras para levantar el cuarto puente sobre el Canal de Panamá.

Este proyecto, que también hace parte del marco de cooperación de la iniciativa de la Franja y la Ruta, es un megaproyecto que busca aliviar el tráfico en la capital panameña y sobre el cual pasará una línea del metro.

La iniciativa también participa en la ampliación a cuatro carriles de la Ruta 32 en Costa Rica, la principal autopista que conecta el centro del país con el Caribe, y en la línea Belgrano Cargas, uno de los ramales estratégicos del sistema ferroviario argentino, entre otros múltiples proyectos de cooperación entre China y América Latina.

Por otro lado, la estructura comercial entre ambas partes se ha optimizado visiblemente en los últimos años, permitiendo a los productos latinoamericanos ingresar al mercado chino y reduciendo el déficit comercial existente.

Asimismo, productos con alto valor agregado hechos en América Latina comienzan a llegar a China, como los farmacéuticos, vinos y aviones, entre otros, lo que permite a la región salir de la zona de producción de bienes básicos y entrar en los eslabones superiores de la cadena de valor.

Este y otros aspectos han llevado a que los países latinoamericanos muestren un creciente interés por adherirse a la iniciativa.

PERSPECTIVAS COMUNES

El II Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional se realiza de 25 a 27 de este mes en Beijing con el tema "Cooperación de la Franja y la Ruta, dando forma a un futuro compartido más brillante".

De cara a este evento, Bárcena lo considera como una oportunidad clave para modernizar las carreteras y replantear el transporte ferroviario en la región de América Latina y el Caribe.

Para la CEPAL, China se ha convertido en uno de los países que lidera el avance y desarrollo tecnológico, lo que para la región es "muy importante" y una oportunidad de aprender.

En palabras del presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, el macroproyecto de la Franja y la Ruta contempla la ampliación de las relaciones económicas, comerciales, políticas y culturales, por lo que se convierte en un mecanismo para la construcción de una América Latina más eficiente, moderna e interconectada.

La iniciativa de la Franja y la Ruta se ha convertido en el producto público global más popular y se ha constituido en una plataforma de cooperación internacional con una amplia acogida en Latinoamérica.

La región ve la iniciativa china "con mucho interés", según el presidente chileno, Sebastián Piñera, y los proyectos multilaterales a futuro son varios. Entre los que se destacan el cable submarino de fibra óptica en el Pacífico que unirá China con Chile, y posiblemente Argentina y Brasil.

Entre los proyectos también está la construcción del Panamá Colón Container Port (PCCP), el mayor puerto panameño, proyectos mineros de litio para baterías eléctricas en Chile y la construcción del ferrocarril Panamá-David, que a lo largo de 391 kilómetros unirá la capital panameña con el norte del país y servirá como conexión con Centroamérica.

El flujo de inversiones dentro de la iniciativa ha permitido el desarrollo de infraestructuras en la región y ayudará a varios países latinoamericanos en sus esfuerzos por alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 gracias al compromiso de China con la cooperación multilateral y contra el cambio climático.

La iniciativa de la Franja y la Ruta promueve un nuevo tipo de multilateralismo y representa una gran oportunidad para los países latinoamericanos, en especial para aquellos que cuentan con un gran déficit de infraestructuras.

Para Mario Cimoli, secretario ejecutivo adjunto de la CEPAL, la Franja y la Ruta permite "mayor integración, mayor diálogo y multilateralismo" y es una iniciativa que "hace bien a América Latina".

"La región, en ese diálogo con China, puede mostrar la importancia de ser un área integrada para el comercio, las políticas, la infraestructura, para poder comercializar mejor con Asia", detalló Cimoli. Fin