Hanoi, 25 jun (Prensa Latina) Después de varios años de arduas negociaciones, Vietnam y la Unión Europea (UE) firmarán el próximo sábado en esta capital un tratado de libre comercio y otro de protección de inversiones en los que cifran grandes esperanzas.

La decisión fue adoptada hoy en Ginebra por el ministro vietnamita de Industria y Comercio, Tran Tuan Anh, y la Comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmström, indicó la radioemisora internacional La Voz de Vietnam en un despacho que de inmediato se coló en portada.

Luego de suscritos, los tratados de libre comercio (Evfta por sus siglas en inglés) y de protección de inversiones (IPA) deberán ser sometidos a la aprobación del Parlamento Europeo y a los legislativos de los 28 países miembros de la UE, así como a la Asamblea Nacional de Vietnam.

Expertos de las dos partes estiman que el primero pudiera entrar en vigor a fines de 2019 o principios de 2020, y el segundo, al año siguiente.

Cuando ello ocurra, el Evfta permitirá eliminar los aranceles al 99 por ciento de las mercancías que circulan en ambos sentidos, aunque algunas observarán plazos y cronogramas específicos, y otros estarán sujetos a restricciones de cuotas. Los demás impuestos serán levantados progresivamente en los años siguientes.

Considerados de nueva generación, estos serán los dos acuerdos más ambiciosos de la UE con un país en vías de desarrollo.

En tiempos de proteccionismo exacerbado, el Evfta será un ejemplo mayúsculo de las ventajas de la libre circulación de mercancías y de un sistema de comercio multilateral abierto. También dará un espaldarazo a las relaciones de asociación y cooperación integral entre Vietnam y la UE.

Para Vietnam, el segundo mayor socio del bloque europeo en el sudeste asiático, el TLC podría propulsar las exportaciones a su contraparte en un monto adicional de 16 mil millones de dólares a los dos años de activado y de 75 a 76 mil millones hacia 2028, calculan expertos.

Actualmente los intercambios comerciales bilaterales rondan los 55 mil 400 millones de dólares, con una balanza ligeramente favorable a la nación indochina.

La UE le compra a Vietnam equipos de telecomunicaciones, confecciones textiles, madera y alimentos, fundamentalmente, y le vende maquinarias, medios de transporte, químicos y productos agrícolas.

Expertos resaltan que los intercambios entre ambos tienen un carácter de complementariedad que los salva de una desaforada competencia, como son los casos de los TLC suscritos por la UE con Estados Unidos o Canadá.

mem/asg