Si quieres visualizarlo en línea, presiona el link: http://bit.ly/2O8k0AQ

El Buen Fin llegó con su cascada de oferta y multitudes abarrotando tiendas y centros comerciales. Desde sus inicios en 2011 el evento ha crecido y más del 55% de las empresas comerciales participaron del evento el año pasado según el Inegi ofreciendo en su mayoría descuentos y productos novedosos durante el evento.

La electrónica de consumo es una de las categorías que más ventas genera (20.1%) durante el evento, detrás de los automóviles (32.4%) y productos misceláneos (28.6%). Esto no sorprende pues las grandes marcas del sector ya hicieron sus lanzamientos para la temporada navideña y muchos quieren tener los dispositivos más modernos antes de que Santa Claus los ponga debajo del árbol el mes que viene.

Así, muchas personas terminaron El Buen Fin con una o varias cajas con dispositivos electrónicos, listos para alegrar el fin de año. Sin embargo cada vez más dispositivos están conectados a servicios que recolectan, almacenan y procesan información personal, por lo que es buena idea seguir algunas sugerencias para proteger los datos personales al estrenar estos dispositivos, lo que hoy se conoce como unboxing.

Antes... un consejo de seguridad

Los teléfonos celulares son quizá el más deseado gadget para los amantes de lo ajeno en el país y tan solo en la Ciudad de México se registraron más de 44,300 carpetas de investigación relacionadas con robos de estos dispositivos el año pasado según la fiscalía local [1]. Sin embargo, es posible hacer las cosas más difíciles a los ladrones si obtenemos el número IMEI (International Mobile Equipment Identity) que posee todo celular en el mundo que se puede obtener marcando *#06# para usarlo al momento de reportar el robo ante el proveedor de servicio móvil para que el móvil sea bloqueado y no pueda ser reusado por el mercado negro.

Conserva la documentación

Es un clásico de la temporada: instructivos, hojas de garantía y otra información se va directo hacia el bote de basura junto con el empaque del producto. Sin embargo, en algunas ocasiones (sobre todo de marcas poco conocidas) dichos manuales contienen información valiosa como números de serie y códigos para reiniciar equipos que no están disponibles en línea. Es mejor a veces mantener los papeles en lugar de buscar en oscuros foros de internet la información perdida.

Registrar, la primera cuestión.

Dispositivos como computadoras personales, teléfonos y relojes inteligentes e incluso bocinas y electrodomésticos solicitan su registro en servicios de empresas como Amazon, Google o Apple. Algunos aparatos pueden funcionar sin ser registrados, pero otros lo exigen para operar o habilitar funciones como la descarga de aplicaciones, contenidos o la ubicación en caso de robo. Es decisión personal decidir al respecto, pero si existen dudas sobre la utilidad del registro del aparato es buena idea considerar mantener el dispositivo sin registro.

Contraseña de fábrica, un punto débil

Electrodomésticos y dispositivos como cámaras de seguridad, controles de aire acondicionado y routers para señal WiFi suele ser uno de los más vulnerables ante ataques informáticos pues suelen usar contraseñas de fábrica débiles que incluso están disponibles en bases de datos públicas y que los usuarios no cambian por la dificultad de hacerlo. Es muy recomendable cambiar estas contraseñas apenas encendido por primera vez el aparato para dificultar las intrusiones y la instalación de código malicioso.

Cuidado con los sensores

Muchos dispositivos hoy cuentan con micrófonos, cámaras y sensores de presencia que se mantienen encendidos a la espera de las órdenes de sus propietarios. En los últimos meses se han revelado casos donde el audio registrado es guardado y monitoreado por humanos o donde la información es retenida incluso cuando ha sido borrada por el usuario. Por ello es conveniente pensar sobre el mejor lugar para colocar este tipo de dispositivos evitando sitios que pudiesen registrar información íntima o activar dichos sensores únicamente cuando sea preciso.

Geolocalización, arma de dos filos

La maravilla de los módulos GPS incorporados en celulares y otros dispositivos es que permite ubicarnos automáticamente. En los teléfonos celulares y tablets es fácil activar y desactivar este módulo pero en otros como relojes inteligentes y dispositivos vestibles (wearables) es difícil saber si dicho módulo está funcionando y qué hace con la información, lo que ha causado serios incidentes de seguridad. En este caso es conveniente leer con cuidado los manuales para saber bajo qué condiciones se activa el GPS, si esta información se hace pública y cómo apagar el sensor o negar a la empresa la compartición de tales datos.

Datos médicos, el centro de mi persona

Cada vez más dispositivos vestibles poseen sensores para medir variables corporales como el pulso y la presión arterial. Esta información es extremadamente sensible, por lo que quienes estrenan aparatos como relojes inteligentes y pulseras de actividad física deben detenerse y analizar si desean compartir esta información con las empresas fabricantes y si esta información puede ser compartida con terceros.