Islamabad, 4 junio (3:42 pm)._ Pakistán condenó hoy la escalada de ataques de los aviones teledirigidos estadounidenses sobre su territorio en términos que podrían atizar las ya candentes relaciones entre ambos países.

Una vez más, el Ministerio de Asuntos Exteriores calificó de ilegales y de lesivos a la soberanía nacional los bombardeos de los drones a supuestos objetivos talibanes y de Al Qaeda en las regiones tribales fronterizas con Afganistán.

De sábado a lunes, cinco ataques por separado de los aviones-robot mataron a 27 personas, todos insurgentes según otro de los usuales partes de la división de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a cargo de ese programa, que los da como tales aún antes de la identificación de las víctimas.

Los de hoy tuvieron como objetivos un pretendido escondite de los talibanes en la zona de Mir Ali, en la noroccidental provincia de Waziristán del Norte, y un vehículo que se desplazaba por las inmediaciones. El número de muertos fue de 16.

Washington concedió a Pakistán una tregua de un mes y medio a partir del 26 de noviembre, cuando aviones de la OTAN masacraron a 24 soldados en la frontera con Afganistán para colocar en su nivel más precario la controvertida alianza.

Pero el 11 de enero los drones volvieron a la carga y ya con los de la fecha suman 10 los ataques en las dos últimas semanas y 22 en lo que va de año, con un salto total de 151 muertos y decenas de heridos.

Llamativamente, la escalada comenzó a seguidas de la Cumbre de la OTAN en Chicago (20 y 21 de mayo), donde contra lo esperado por Estados Unidos y la alianza atlántica, Pakistán no anunció que reabriría las rutas de suministro a las tropas ocupantes de Afganistán, bloqueadas desde el referido incidente.

Altos funcionarios civiles y militares norteamericanos han señalado que nunca su país se ha comprometido a suspender las operaciones de los aviones teledirigidos sobre la nación surasiática y, por el contrario, siempre planteó que se reservaba el derecho de atacar si el objetivo lo ameritaba.

Aunque los supuestos objetivos de los drones son los talibanes activos en la frontera afgano-pakistaní, con harta frecuencia gente inocente es víctima "errónea" de sus misiles, lo que genera en la población un natural sentimiento antiestadounidense.

Según analistas internacionales, tales incidentes socavan las posibilidades de reconciliación entre ambos países, amén de que Estados Unidos se mantiene renuente a presentar una disculpa pública por la muerte de los soldados pakistaníes en la frontera con Afganistán.JB