RIO DE JANEIRO, 12 jul (Xinhua) -- La justicia brasileña absolvió hoy al ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) de la acusación de obstrucción a la justicia en el marco de las investigaciones del caso "Lava Jato" (Autolavado) sobre corrupción en Petrobras.

El juez de la Décima Sala de la Justicia Federal en Brasilia, Ricardo Leite, absolvió a Lula y a otras seis personas, al entender que no existen pruebas suficientes para condenar a los acusados y que las denuncias se hicieron únicamente con las declaraciones de los delatores del caso.

En septiembre del año pasado, el Ministerio Público Federal pidió la absolución de Lula y de los otros acusados.

La absolución de este jueves es la primera que recibe Lula entre todos los procesos que responde dentro del caso "Lava Jato", la gran red de corrupción alrededor de la petrolera estatal Petrobras, y por la que el ex presidente está preso desde abril por corrupción pasiva y lavado de dinero.

La denuncia contra el ex mandatario brasileño fue presentada inicialmente en mayo de 2016 por la Fiscalía General de la República.

El caso empezó en 2015, cuando el ex senador del Partido de los Trabajadores, Delcídio do Amaral, en ese entonces líder del gobierno de Dilma Rousseff en la cámara alta, fue preso tras una grabación en la que se le escucha ofrecer dinero para evitar que el ex director del área de Internacional de Petrobras, Nestor Cerveró, colaborara con la justicia.

A cambio del dinero, según las investigaciones, Cerveró no delataría a Do Amaral, a Lula, al empresario José Carlos Bumlai (amigo de Lula) y al banquero André Esteves, dueño del banco BTG Pactual.

Todos ellos fueron absueltos este jueves, junto al ex abogado de Cerveró, Edson Ribeiro, y el jefe de gabinete de Amaral, Diogo Ferreira.

"El audio captado no constituye una prueba válida para dar lugar a cualquier decreto condenatorio. Hay sospechas también de la ocultación de los hechos por Cerveró y su hijo Bernardo", aseguró Leite en su sentencia.

Pese a la absolución, Lula es reo en otras cinco acciones penales en el caso "Lava Jato".

El ex presidente se encuentra preso desde el pasado 7 de abril para cumplir una condena de 12 años y un mes de prisión, que recibió en segunda instancia por aceptar supuestamente un departamento de la constructora OAS en el litoral del estado de Sao Paulo, a cambio de favorecerla en contratos con Petrobras, acusación que Lula rechaza. Fin