Washington, 24 may (Prensa Latina) Los republicanos gastaron más de cuatro millones de dólares en propiedades de Donald Trump, desde que el magnate inmobiliario asumió la presidencia de Estados Unidos en enero de 2017, publican hoy medios de prensa.

Hoteles, campos de golf y otras posesiones de Trump sirvieron a decenas de miembros del Congreso para sus actividades de recaudación de fondos o para pasar la noche, según una revisión de los documentos presentados ante la Comisión Federal de Elecciones (FEC) durante los últimos dos años.

Los datos arrojan que el Comité Nacional Republicano (RNC) gastó alrededor de 1.1 millones de dólares en propiedades de la marca Trump en Washington y Florida, reseña un artículo publicado en el diario The Hill.

Por ejemplo, el Trump International Hotel se ha convertido en una propiedad particularmente atractiva para los republicanos que recaudan dinero en Washington, según los informes de la FEC.

Mientras, el Trump Tower, en Nueva York, recibió más de un millón de dólares de los comités políticos, en especial por el alquiler de espacios.

Las campañas y los comités del partido rojo erogaron unos 711 mil dólares en el Trump National Doral Miami, donde el RNC convocó una reunión el año pasado.

De hecho, líderes estatales del Partido Republicano de New Hampshire, Minnesota, Nueva Jersey, Washington, Tennessee, Arizona, Wyoming, Nebraska, Iowa y Texas, entre otros, gastaron todos los dólares de los donantes para quedarse en la propiedad de Doral.

Fiscales del estado de Maryland y el Distrito de Columbia acusaron el año pasado al 45 presidente de Estados Unidos por la presunta violación de la cláusula de emolumentos de la Constitución al seguir haciendo negocios a través de sus empresas con representantes de gobiernos extranjeros.

Algunos críticos, expresaron que Trump, como hombre de negocios, firma acuerdos comerciales con otros países, 'por lo que cuando negocia con ellos como presidente, el pueblo norteamericano no podrá saber si piensa en beneficio del país o solo en el de sus negocios'. El director de investigación de la organización Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética en Washington, Robert Maguire, advirtió que Trump llegó a la Oficina Oval 'presentando un conjunto de conflictos de intereses sin precedentes'.

Por lo tanto, 'lo que muestra el gasto es que, lejos de ser un control sobre estos conflictos de intereses, sus aliados políticos lo aceptaron y lo alimentaron', agregó al insistir que el jefe de la Casa Blanca 'está tratando activamente de sacar provecho de la presidencia'.

El artículo recuerda que presidentes anteriores tanto demócratas como republicanos, se deslindaron de cualquier asunto relacionado con esto durante su permanencia en el puesto, algo que, evidentemente, no es el mismo enfoque de Trump.