JERUSALEN, 24 jun (Xinhua) -- El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo hoy que espera la llegada del presidente de Rusia, Vladimir Putin, a Israel a finales de 2019, un hecho que fortalecerá las relaciones entre los dos países.

Netanyahu hizo el anuncio al inicio de una reunión con el secretario del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia, Nikolai Patrushev, en Jerusalén.

El primer ministro dijo que se espera que Putin llegue a finales de este año para colocar la primera piedra de un monumento del Sitio de Leningrado, y para el inicio de los eventos por el 75° aniversario de la liberación del campo de la muerte nazi de Auschwitz.

Al inicio de su reunión, Netanyahu agradeció a Patrushev por las crecientes relaciones de seguridad entre sus países.

También reiteró su posición de que Israel no permitirá a Irán establecer bases militares en Siria, cerca de la disputada frontera con Israel. "Haremos todo para impedir que obtenga armas nucleares", agregó.

Patrushev llegó a Israel el domingo para asistir a una rara reunión tripartita de seguridad que tendrá lugar el martes con el Asesor en Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, el jefe del Consejo de Seguridad Nacional de Israel, Meir Ben Shabat, y Netanyahu.

La oficina del primer ministro israelí informó que las conversaciones se enfocarán en el futuro de las operaciones de Israel, Estados Unidos y Rusia en relación con Irán y Siria.

Patrushev declaró que la reunión se enfocará en garantizar un acuerdo político de largo plazo en Siria. De acuerdo con la agencia rusa de noticias Interfax, Patrushev indicó que las conversaciones incluirán discusiones sobre "acciones positivas que se pueden tomar" en Siria y en otros países de Medio Oriente.

Netanyahu y Putin han sostenido conversaciones telefónicas regulares y reuniones en Moscú como parte de la coordinación entre los ejércitos de los dos países sobre sus acciones en Siria.

Los ejércitos de Rusia y de Israel coordinan sus movimientos en Siria para evitar enfrenamientos. Las fuerzas rusas pelean al lado del ejército del presidente sirio, Bashar al-Assad, mientras que la fuerza aérea israelí ha lanzado cientos de ataques aéreos contra blancos de Irán y del Hizbulá.