Por Martha Andrés Román

Washington, 25 jun (Prensa Latina) Los aspirantes demócratas a la presidencia estadounidense se preparan hoy para afrontar un primer debate en el cual seguramente sobresaldrán temas como el cuidado de salud y la inmigración, y las críticas al presidente Donald Trump.

Durante dos noches a partir de mañana, los 20 principales candidatos a la nominación de la fuerza azul para las elecciones de 2020, divididos en dos grupos de 10 personas, expondrán sus puntos de vista sobre esas y otras cuestiones en el Centro para las Artes Escénicas Adrienne Arsht de Miami, Florida.

La televisora NBC News transmitirá el evento junto con las cadenas MSNBC y Telemundo.

Aunque no se han anunciado los temas a debatir, el cuidado de salud debe ser una cuestión de importancia, sobre todo porque se considera que fue un factor de peso cuando el año pasado el Partido Demócrata ganó el control de la Cámara de Representantes.

Se espera que también pongan énfasis en la inmigración, sobre todo con críticas abiertas a Trump y a sus políticas en la materia, frecuentemente condenadas por los miembros de la fuerza azul.

En el plano económico, puede haber pronunciamientos relacionados con cómo hacer que el crecimiento del país no solo favorezca a Wall Street, sino a la ciudadanía en general; en tanto también son posibles criterios acerca del control de armas, el cambio climático y el llamado 'socialismo democrático'.

De los cinco principales contendientes, el primer día solo estará la senadora Elizabeth Warren, quien ocupa el tercer puesto en la mayoría de las encuestas, y compartirá escenario con sus colegas de la Cámara Alta Coory Booker y Amy Klobuchar; los congresistas Tulsi Gabbard y Tim Ryan; y los exrepresentantes Beto O'Rourke y John Delaney; el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio; el gobernador de Washington, Jay Inslee, y el exsecretario de Vivienda Julián Castro.

Más allá de lo que pueda suceder con Warren, sin dudas las mayores expectativas las genera el debate del segundo día, cuando se verán las caras cuatro de las figuras que aparecen en los cinco primeros puestos de los sondeos.

En la noche del 27 de junio defenderán sus posturas el exvicepresidente Joe Biden, quien encabeza la mayoría de las encuestas entre los votantes demócratas; y el senador Bernie Sanders, ocupante del segundo puesto.

Asimismo, estarán presentes el alcalde South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, quien según el promedio de sondeos del portal digital Real Clear Politics, aparece en el cuarto lugar en la intención de votos del partido; y la senadora Kamala Harris, ubicada en la quinta posición.

Los senadores Kirsten Gillibrand y Michael Bennet; el congresista Eric Swalwell; el exgobernador John Hickenlooper; la autora y consejera espiritual Marianne Williamson; y el empresario Andrew Yang, son los otros candidatos de esa fecha.

Biden y Sanders deben despertar la mayor atención, no solo por ser los dos mejor posicionados, sino porque son vistos como los polos fundamentales de las primarias demócratas.

De un lado, está el exvicemandatario de gran experiencia política y posturas centristas, las cuales chocan con sectores del partido que se han movido hacia la izquierda en temas sociales; y del otro, el conocido senador independiente y miembro del ala más progresista, quien es rechazado por los defensores de políticas más tradicionales. Biden y Sanders han sido, asimismo, quienes han recibido más críticas abiertas o veladas del resto de los contendientes, pues Hickenlooper ya atacó al legislador por su defensa del socialismo democrático, y muchos oponentes demócratas han dejado ver sus diferencias con el exvicepresidente.