diariodominicano.com

RÍO DE JANEIRO, 21 sep (Xinhua) -- Uno de los paisajes más emblemáticos de Río de Janeiro, la bahía de Guanabara, sufre los efectos del cambio climático ya que con el agua del mar más caliente se acelera la multiplicación de los microorganismos nocivos, llamados vibrios, según un estudio de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ).

La bahía de Guanabara, conocida por sus altos índices de contaminación, es el destino final de los residuos de miles de personas sin alcantarillado en la región y los numerosos programas para limpiarla han fracasado.

El trabajo descubrió que la llegada a sus aguas de residuos ricos en fósforo y nitrógeno altera el metabolismo de las bacterias presentes en las aguas y, con ello, pasan a desprender más toxinas.

En algunas zonas de la bahía, la concentración de vibrios nocivos detectados llegó a ser cien veces superior a los que hay en océano abierto.

Los investigadores de la UFRJ recogieron y analizaron datos entre 2009 y 2016, con el objetivo de identificar los indicadores de calidad del agua de la bahía. Las bacterias "Escherichia coli", o coliformes fecales, se emplean normalmente para medir la contaminación de los ríos, y no existía ningún indicador biológico para medir la contaminación en la bahía.

El estudio de la UFRJ reveló que la elevación de la temperatura del agua de la bahía aumenta los efectos de la contaminación y favorece la multiplicación de los microorganismos que causan enfermedades, parientes del vibrio del cólera.

Al vivir naturalmente en el mar y ser sensibles a las alteraciones ambientales, los investigadores eligieron los vibrios para realizar el estudio. En los humanos, provocan infecciones de piel, intestino y septicemia. También atacan a los peces y están asociados al blanqueamiento de los corales.

"Usamos redes neuronales artificiales para simular lo que puede suceder con la bahía de Guanabara en un escenario de cambio climático. Y el resultado mostró que sólo factores como la alteración de la temperatura y de la salinidad ya son suficientes para aumentar la contaminación por microorganismos peligrosos", explicó el coordinador del estudio, Fabio Thompson, del Instituto de Biología de la UFRJ.

"La temperatura y la salinidad son factores fundamentales en la abundancia de bacterias, incluyendo las nocivas. Nuestro hallazgo tiene implicaciones para el desarrollo de estrategias para reducir la polución y el control de riesgos en la bahía de Guanabara", explicó.

En los últimos años, los océanos del mundo se calentaron más, debido al aumento de la temperatura global, algo que en la bahía de Guanabara es más que evidente. "En un punto de recogida del agua, la temperatura era de 31 grados, cuando normalmente es de unos 23 grados. Es un agua muy caliente y la elevación tiene un gran impacto en el aumento de la contaminación", afirmó Thompson.

A los vibrios de las muchas especies existentes les gusta el agua caliente, explicó, y se multiplican y replican en unos 45 minutos. En el agua caliente, la replicación sucede cada 15 minutos. Con una oferta mayor de fósforo y nitrógeno presentes en los deshechos humanos, los vibrios encuentran todas las condiciones que necesitan para multiplicarse.

En el océano limpio, se calcula que hay de 50 a 100 vibrios por cada mililitro de agua, mientras que en la bahía, la concentración llega a los 200 vibrios por mililitro. En algunos puntos de la bahía, la presencia de vibrios detectada llegó a los 20.000 por mililitro.

"En la bahía se da el escenario más apropiado para bacterias nocivas. Es lo peor para el medio ambiente. La bahía se convirtió en una sopa tóxica, y los cambios climáticos la degradarán aún más si no se hace algo urgentemente", finalizó Thompson. Fin