diariodominicano.com

LONDRES, 22 nov (Xinhua) -- La producción de empresas de Reino Unido ha experimentado la caída más drástica en más de tres años en noviembre en medio de la continua incertidumbre por el "brexit" agravada por la próxima elección general.

El principal Indice de Producción Compuesto IHS Markit/CIPS Flash UK cayó a 48,5 en noviembre, por debajo del 50,0 de octubre, lo que indica contracción.

La caída fue la peor desde julio de 2016, y los entrevistados en una encuesta atribuyeron en gran parte las condiciones económicas domésticas más débiles a la falta de claridad en relación con el "brexit", junto con una nueva inyección de incertidumbre empresarial por la próxima elección general del 12 de diciembre, de acuerdo con IHS Markit.

El Indice de Gerentes de Compra (PMI, por sus siglas en inglés) manufacturero llegó a 48,3 en noviembre, inferior que el 49,6 de octubre, mientras que los servicios dominantes de PMI registraron 48,6 en noviembre, menos que el 50,0 de octubre, indicó IHS Markit.

Chris Williamson, economista de negocios en jefe de IHS Markit, dijo que la caída indicada por el PMI sigue al estancamiento de octubre y pone a la economía en curso para la caída de 0,2 por ciento en el producto interno bruto (PIB) en el cuarto trimestre.

"Las encuestas de PMI no sólo advierten que la tendencia subyacente en la economía se está deteriorando marcadamente, sino que también el mercado laboral se está enfriando. Un mercado laboral en deterioro tiene el potencial de nutrirse mediante un gasto del consumidor débil y un crecimiento salarial más lento", dijo Williamson.

Thomas Pugh, un economista de Capital Economics, señaló que: "De hecho, aunque creemos que los PMI están exagerando la debilidad en la economía un poco, la crisis en los servicios de PMI es especialmente preocupante".

Mientras que los temas del "brexit", como la acumulación de existencias y los cierres de fábricas de autos han conducido a datos volátiles del PIB en lo que va del año, el Banco de Inglaterra ha enfrentado una época de pruebas para las decisiones de política monetaria y ha puesto en suspenso la tasa de interés en 0,75 por ciento hasta que se disipe la niebla. Fin