diariodominicano.com

BRASILIA, 11 may (Xinhua) -- El Consejo Nacional de la Amazonia Legal lanzó hoy lunes acciones contra "actividades ilegales en áreas protegidas por la ley federal" en las ciudades de Porto Velho (norte), Cuiabá (centro-oeste) y Marabá (norte), en el contexto de la Operación Brasil Verde 2.

En rueda de prensa, el presidente del Consejo, general Hamilton Mourao, explicó que las acciones iniciales fueron realizadas por sorpresa y sus resultados serán presentados en los próximos días.

"Nosotros trazamos como prioridad este tipo de operación para enfrentar las ilegalidades que vienen siendo cometidas en las áreas de la Unión, áreas de preservación y tierras indígenas, buscando impedir y también traer ante la justicia y la ley aquellos elementos que están cometiendo infracciones", señaló.

Inspectores del Instituto Brasileño del Medio Ambiente y los Recursos Naturales Renovables (Ibama) y del Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad (ICMBio) ya están realizando búsquedas y evaluaciones.

Las primeras acciones están concentradas en los Bosques Nacionales de Jacundá y Vila Samuel, en Rondonia, señaló.

El vicepresidente expresó su agradecimiento a los gobernadores de todos los estados de la región amazónica por el apoyo a la operación.

"No queremos que Brasil sea colocado para el resto del mundo como villano del medio ambiente. Nosotros no somos eso, y queremos dejar claro nuestro compromiso con la protección y la preservación, y la búsqueda del desarrollo sustentable en la Amazonía", subrayó.

Las acciones van a extenderse en principio por 30 días, pero el gobierno apunta a una "planificación perenne en el tiempo, hasta que podamos recomponer los cuadros de los órganos de fiscalización y haya una fuerza dedicada sólo a eso".

El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, señaló que la deforestación de la Amazonía viene aumentando desde 2012, con una curva más intensa de 2018 en adelante.

"La dificultad es de logística, de operación y de fiscalización, pero también la no adopción en los últimos 20 años de medidas que dieran alternativa económica sustentable para la población que vive en la Amazonía, más de 20 millones de brasileños", afirmó.

"Por lo tanto uno de los trabajos es el de coordinar esos diversos vectores de creación de oportunidades para esos brasileños que quedaron atrás", agregó. Fin