Santo Domingo, RD, 19 de Febrero.-Según los indicadores de delitos tomados por el Ministerio Público, en el periodo 2005-2010, el 70 por ciento de las personas que delinquen en dominicana tienen problemas con el consumo de drogas y se ven compelidos a violar la ley para poder satisfacer la dependencia.

Por esta razón, El presidente del Consejo Nacional de Drogas, doctor Fidias Aristy recibió la visita del representante de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas, CICAD, Antonio Lomba, con el objetivo de coordinar las acciones para el lanzamiento del proyecto piloto de la instalación del Tribunal de Tratamiento Bajo Supervisión Judicial.

En la reunión se trató el tema del tratamiento, rehabilitación, y reinserción social de los usuarios de drogas, como medida alternativa a su prosecución penal o privación de libertad.

Acompañaron al Dr.Aristy, además de Antonio Lomba, Gerente del Programa de Tribunales de Tratamiento de Drogas, CICAD, Alberto Amiot, juez visitante de la OEA-CICAD, así como Francisco Alberto Arias, Saulo Isabel Díaz, y Croniz Bonilla, representantes del poder judicial.

Dentro de la jornada de trabajo se incluye un recorrido por el Centro de Atención Integral a las Dependencias, CAID, y al proyecto piloto del Tribunal de Tratamiento.

También el presidente del CND y la comisión del CICAD sostendrán un encuentro con el presidente de la Suprema Corte de Justicia Mariano Germán, en el edificio de la Suprema Corte de Justicia, de la feria, asi como, con el Ministro de Salud Pública, Defensoría Pública, Ministerio Público del Distrito Nacional y el equipo técnico involucrado en la conformación de los Tribunales Bajo Supervisión Judicial.

En la Asamblea General de la OEA, del 8 de junio de 2010, mediante resolución adoptada por la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas, CICAD, se determinó que, la dependencia de drogas es una enfermedad crónica y recurrente con múltiples determinantes, tanto biológicos y psicológicos como sociales, y que debe ser considerada y tratada como un asunto de salud pública, tal como el tratamiento de otras enfermedades crónicas.(HG).