SAN JUAN, Puerto Rico, 14 de Abril.- Durante las últimas horas nuevos hechos de violencia inquietan a la sociedad puertorriqueña. De acuerdo con una historia del diario ElNuevoDia.Com, la cifra de asesinatos se elevó hoy, domingo, a 242 tras registrarse durante la madrugada balaceras con saldos fatales en San Juan, Peñuelas y Juana Díaz.

De esos crímenes, el más reciente ocurrió a las 2:22 a.m. en el estacionamiento del negocio La Casa de las Puertas, en la calle Guayama de Hato Rey.

Según la información preliminar de la Policía capitalina, en el citado lugar se encontró el cadáver de un hombre de 30 a 35 años, quien presentaba un impacto de bala en la cabeza. El individuo fue descrito como trigueño, de unos seis pies de estatura, aproximadamente 220 libras, cabello rizado y ojos marrón. Al ser ultimado, vestía una camisa negra y mahón azul.

Un vehículo de motor fue ocupado en el lugar del asesinato, como parte de la pesquisa referida a personal de la División de Homicidios de San Juan, quien labora junto a la fiscal Gretchen Pérez Catinchi para procurar que el crimen no quede impune.

Una hora antes del asesinato en la jurisdicción de San Juan, la Policía en Peñuelas fue notificada a la 1:12 a.m. sobre un tiroteo en el sector Ojo de Agua del barrio Tallaboa Alta en ese pueblo.

Cuando agentes acudieron al lugar indicado hallaron el cadáver baleado de Emifer Juan Narváez Maldonado, de 27 años, vecino de Ponce. De inmediato, las autoridades no ofrecieron más información sobre las circunstancias del asesinato.

El caso fue referido al agente Pedro Oliveras, de la División de Homicidios, para desarrollar la investigación a fondo junto al fiscal Ernesto Quesada.

En la zona sur, justo 18 minutos después de reportarse el crimen en Peñuelas, la Policía de Juana Díaz se movilizó para indagar sobre una muerte violenta cerca del puente del sector La Piña, jurisdicción del barrio Collores.

SÁBADO VIOLENTO

El sábado, por otro lado, se reportaron dos casos de asesinatos dobles en Vega Baja y Toa Alta. Ese día también fue hallado el cadáver de un hombre baleado en Loíza, según datos preliminares de la Policía.

Sobre el doble asesinato en Vega Baja, la Policía no divulgó de inmediato los nombres de las víctimas, pero reveló que se trata de jóvenes de 20 a 25 años, quienes fueron ultimados a tiros en la calle Santa María del barrio Río Abajo, a las 12:54 a.m. del sábado.

El sábado al anochecer hubo un segundo doble asesinato en el que las víctimas fueron Raúl Rivera Rivera, de 40 años y Ángel Marrero, de 39. Ambos fueron sorprendidos por pistoleros frente a una residencia de la urbanización Monte Claro en Toa Alta. Una menor de 12 años fue alcanzada por las balas disparadas por los desconocidos, pero se encuentra en condición estable.

Ambos casos de dobles asesinatos son investigados por la División de Homicidios en Bayamón, pero hasta el momento no hay personas detenidas como sospechosas de los crímenes.

Mientras, en cuanto al asesinato ocurrido en Loíza, la Comandancia de Carolina reportó que el cadáver baleado de un hombre no identificado fue localizado a las 6:52 a.m. del sábado, en la carretera PR-187, jurisdicción del sector Los Richard, en Loíza. Ese lugar es un área de mangle y la persona muerta tiene de 30 a 35 años.

Niña herida de bala en Toa Alta

Dos personas perdieron la vida en el tiroteo

Las víctimas fatales fueron identificadas como Ángel L. Marrero Pacheco, de 39 años y Raúl Rivera Rivera de 40. (archivo)

Por ELNUEVODIA.COM

En otra historia el diario ElNuevoDia.com da cuenta de que una pareja de pistoleros acribilló anoche a tiros a dos hombres en Toa Alta y las balas disparadas por los desconocidos también alcanzaron a una niña de 12 años, informó hoy la Policía.

La menor recibió heridas de bala en el brazo y el hombro derecho. Y fue llevada al Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) de Toa Alta, poco antes de las 8:00 p.m. del sábado y se indicó que está en condición estable.

Las víctimas fatales del doble asesinato perpetrado frente a la calle 1 de la urbanización Monte Claro en Toa Alta fueron identificadas por la Policía como Ángel L. Marrero Pacheco, de 39 años y Raúl Rivera Rivera de 40.

Según la información preliminar sobre el violento suceso, a las 7:33 p.m. un vehículo llegó frente a una residencia donde se encontraban Rivera Rivera y Marrero Pacheco. Dos ocupantes del vehículo se bajaron rápidamente y comenzaron a disparar.

Los sicarios huyeron y dejaron gravemente herido a Rivera Rivera, quien fue transportado al CDT de Toa Alta, donde se certificó su muerte. Mientras, Marrero Pacheco pereció en el acto.

La Policía señaló que la pesquisa del doble asesinato fue asignada a la agente Karina Ojeda, adscrita a la División de Homicidios en Bayamón.