Médico Farmacólogo recomienda antioxidantes para prevenir enfermedades cardiovasculares

SANTO DOMINGO.- Los antioxidantes son útiles para mejorar la salud cardiovascular, situación que se evidencia con el potente antioxidante Pycnogenol, que se comercializa con el nombre de Lacoryl, afirmó un  médico farmacólogo colombiano.

Al destacar la importancia de la utilización de antioxidantes como protector cardiovascular, el vicepresidente de la Asociación Colombiana de Farmacología, doctor Germán Valenzuela Pérez, dijo que el Pycnogenol es el más potente antioxidante conocido, 90 veces más potente que las vitaminas E y C, regenera a las vitaminas C y E, además del efecto antioxidante de la molécula.

“Y fuera de eso, mejora algunos aspectos desde el punto de vista de salud cardiovascular, como es el perfil lipídico y como es el funcionamiento de la salud endotelial que hoy en día es crítico desde el punto de vista de salud cardiovascular”, expresó el especialista.

Sostuvo que se trata, refiriéndose específicamente al Pycnogenol,  de “una molécula con un potente efecto antioxidante y con bondades adicionales que no tienen otros antioxidantes, como es la mejoría de las funciones endotelial y mejoría del perfil lipídico”.  

El especialista se refirió específicamente a fármacos con principios activos que se utilizan para el manejo  y tratamiento de enfermedades relacionadas con stress oxidativos.

Valenzuela Pérez hizo una revisión del estado de los antioxidantes en la prevención  de tipo cardiovascular, en la conferencia sobre “Un fármaco antioxidante con propiedades multifactoriales”, que dictó a cardiólogos, farmacólogos y profesiones afines de todo el país, en el Instituto Dominicano de Cardiología, auspiciada por Laboratorios Synthesis Dominicana, S.A. y su producto Lacoryl.

Señaló que desde mucho tiempo se viene hablando de la vitamina E y su efecto cardioprotector. “En cardiología hay un punto que es muy importante, que es el que todos los cardiólogos miran la utilización de medicamentos y los ven válidos en la medida en que los medicamentos disminuyan morbimortalidad cardiovascular”, expresó.

En tal sentido, el doctor Valenzuela Pérez planteó la existencia de principios activos que tienen utilidad y “algo de trascendencia desde el punto de vista de morbimortalidad cardiovascular.

El principio activo Pycnogenol

El galeno presentó a título de reflexión un principio activo que se está utilizando cada vez más frecuentemente en el mundo para que los cardiólogos dominicanos lo analicen y determinen si es interesante o no para el tratamiento de dolencias cardiovasculares.

Explicó que esta sustancia, el Pycnogenol, que se expende en el mercado como Lacoryl, tiene como característica principal que causa efectos multifactoriales, es decir, además del aspecto cardiovascular, “actúa a nivel de la piel, mejorando la tersura, la elasticidad de la piel, previniendo, de alguna manera, el fotoenvejecimiento, que es algo que a las personas también le interesa desde el punto de vista estético”.

Manifestó que el producto Lacoryl es sobre todo, bueno como cardioprotector, lo que constituye una novedad en materia de antioxidante, toda vez que es más que cualquier otro un mecanismo de acción que actúa y ayuda a prevenir los problemas que se generan con el desgaste natural de la función celular.

Con este producto, que considera es magnífico, “el organismo regenera esa acción celular que nos lleva algunas veces a problemas cardiológico, como puede ser la agregación plaquetaria”.

“El punto central es el siguiente: uno envejece y envejece porque sí, y esa es una cosa que nadie desconoce hoy en día, uno hace oxidación, uno se oxida y esa oxidación es lo que se conoce como stress oxidativo, y el stress oxidativo se acompaña de enfermedades cardiovasculares”, expresó.

Señaló que ante esta realidad, los profesionales plantean desde hace mucho tiempo que “si yo consumo sustancia antioxidante, eso tiene alguna repercusión sobre las enfermedades cardiovasculares”.

Indicó que existen varios estudios que han tratado de demostrar si realmente los antioxidantes son bueno o no para prevenir problemas cardiovasculares, partiendo del prototipo de las sustancias antioxidante que es la vitamina E.

Dijo que hace mucho tiempo se hizo un trabajo a nivel mundial, mediante el cual se suministró vitamina E para ver si tenía alguna repercusión en la mejoría de enfermedades cardiovasculares, cuya conclusión fue que no.

Precisó que debido a esa conclusión todo lo que es antioxidante “quedó sin piso”, por lo que en su conferencia presentó la inquietud de que, “si realmente la utilización de antioxidante que tiene como principio activo el Pynogenol tendrá alguna posibilidad de mejorar condiciones cardiovasculares para disminuir morbilidad y mortalidad”.

Sostuvo que hacía su planteamiento desde el punto de vista de evidencias científicas, documentada con literatura médica que explica qué es lo que hace el producto en caso de patología cardiovascular. “Y por ejemplo, el producto mejora una cosa que es muy importante para cardiólogo, como es la función del endotelio”.

Explicó que de la mejoraría de las funciones endotelial “se desprende un efecto antiagregante plaquetario, lo cual es bueno en cierto tipo de patología cardiovascular”.

“Se ha demostrado que el producto (Lacoryl) con su administración, disminuye o mejora el perfil ipídico, es decir, disminuye el nivel de colesterol, disminuye los niveles de triglicérido, incrementa el nivel de una lipoproteína que es protectora del corazón, como es la HDL”, precisó.

Agregó  que “se ha visto que el producto disminuye la producción de sustancias deletéreas para el organismo que son las endotelinas, pero todo eso en un contexto del principal efecto que tiene el producto, y es el efecto antioxidante, es decir, ese principio activo tiene como fundamento ser una sustancia antioxidante con efectos cardioprotectores adicionales, en el sentido de mejorar las funciones endotelial y mejorar el perfil ipídico”.

Según el especialista colombiano, ningún antioxidante ha demostrado que teniendo efectos antioxidantes, adicionalmente le de ventaja secundaria en su utilización, como la mejoría del perfil ipídico y la mejoría de las funciones endotelial.

En ese aspecto, el Pycnogenol “es un potente antioxidante, mucho más potente que la vitamina E, pero con algunas ventajas demostradas, no por publicidad, no por propagandas sino a través de trabajos científicos que han llegado a las conclusiones de que lo que le estoy diciendo es válido desde el punto de vista científico”.