Famoso conductor de Animal Planet muere al ser atacado por una mantarraya

El ambientalista australiano Steve Irwin, estrella de la televisión ecológica internacional a través del canal Animal Planet, murió hoy tras ser atacado por una mantarraya durante una expedición de buceo, reportó la policía.

Irwin, de 44 años, sufrió un colapso luego de ser picado en el pecho por el animal en Batt Reef, cerca de la isla Low, unos 2.100 kilómetros al norte de Brisbane, capital del estado Queensland, al oeste de Australia.

"El se puso encima de la raya venenosa, y la púa de la raya venenosa le atravesó el pecho y le hizo un agujero en el corazón", dijo John Stainton, un amigo y colega.

Un helicóptero con rescatistas acudió a la escena cuando el equipo del ambientalista activó la alarma, pero al llegar ya Irwin estaba muerto, precisó el informe policial.

En esa zona, donde vivía, Irwin fundó un zoológico. También había creado una fundación para la preservación de la fauna salvaje, Wildlife Warriors Worldwide, y patrocinado un hospital para animales silvestres.

El ministro australiano de Relaciones Exteriores, Alexander Downer, informó a través de su vocero que conocía a Irwin y apreciaba el trabajo que había hecho para promover internacionalmente los tesoros ecológicos de su país.

Irwin se dio a conocer internacionalmente como Crocodile Hunter (El Cazador de cocodrilos), el título de su serie de documentales transmitidos por el canal Animal Planet, entre otros.

También para esa estación conducía Veterinarios a la vanguardia y Croc Files. Su productor y mejor amigo, John Stainton, comentó que Irwin había muerto "haciendo lo que más amaba, y se fue feliz y en paz".

Al momento del accidente, Irwin filmaba una secuencia para la serie Great Barrier Reef, que conducirá su hija Bindi Sue, de 8 años de edad.

Según la página web del canal, al ser entrevistado sobre si alguna vez había sido lastimado por un animal, Irwin respondió: "Muchas veces. Cocodrilos, lagartos, caimanes y cientos de serpientes. Todos ellos tienen un pedacito de mí".

"He tenido muchos encuentros peligrosos pero son realmente muy numerosos como para mencionarlos", agregó en esa oportunidad.

Un hecho lamentable, pero...

Como un hecho lamentable pero bajo ningún punto de vista una sorpresa, calificó el agrónomo y entomólogo Alfredo Ugarte, la muerte esta madrugada del destacado ambientalista australiano Steve Irwin tras ser atacado por una raya en las cercanías de Australia.

El accidente ocurrió cuando se encotraba filmando escenas para uno de sus programas en el canal Animal Planet, donde se hizo conocido mundialmente como El cazador de cocodrilos.

"El se puso encima de la raya venenosa, y la púa de la raya venenosa le atravesó el pecho y le hizo un agujero en el corazón", dijo John Stainton, un amigo y colega. Al explicar la muerte, sostuvo que Irwin falleció "haciendo lo que más amaba, y se fue feliz y en paz".

Ugarte coincide con esta afirmación, planteando que Irwin "falleció en su ley, él murio en algo que realmente le apasionaba, que realmente le gustaba".

Para Ugarte, ampliamente conocido en nuestro país como el "bichólogo" por haber participado en el programa La Ley de la Selva y por ser uno de los conductores de Brigada Animal, su colega "ha hecho cosas muchísimo más arriesgadas y creo que no tiene nada de raro que él haya muerto en una situación de este tipo".

Explicó su reflexión comentando que "estoy seguro que no iba a morir jamás mordido por un cocodrilo o algo de ese tipo, porque eso es lo que él realmente manejaba, lo que sabía muy bien. Sin embargo, cuando uno se empieza a meter en áreas que no maneja muy bien, que seguramente son el buceo y las especies marinas peligrosas, ahí es cuando ocurren los accidentes".

El entomólogo sostuvo que esta muerte no fue casual, porque "en el mar es donde están los animales más peligrosos y más venenosos" del planeta.

Sin embargo, aseguró que muchas veces el público se queda con una impresión errada, porque "lo que uno hace suena arriesgado, pero no lo es tanto. Además es lo que uno sabe hacer, entonces yo te doy firmado que muere mucho menos gente en la pega que nosotros hacemos, que gente atropellada en la calle". Pese a esta afirmación, también sostuvo que en algunos casos se exceden y "se hacen cosas innecesarias", sostuvo.

En su actuación profesional, también ha vivido situaciones límites, como cuando fue atacado por una elefanta del zoológico de Mendoza y sufrió un accidente de consideración. Por ello, recalcó que "la lección es que no hay que descuidarse nunca".

Muere trágicamente “El Cazador de Cocodrilos”

Sydney.-El conocido cazador de cocodrilos australiano y animador de televisión Steve Irwin falleció este lunes a los 44 años por la picadura de una raya mientras grababa un programa cerca de la Gran Barrera de Coral, en el noreste de Australia.

  Una pastinaca, pez de los ráyidos que dispone de un aguijón muy fuerte, como un anzuelo, que usa para defenderse, acabó con la vida de un hombre que se hizo famoso por sus apariciones en programas televisivos al lado de peligrosas fieras. Su espectáculo "Crocodile Hunter", iniciado en 1992, no tardó en ser admirado por todo el mundo anglosajón.

Irwin fue picado por una pastinaca en el arrecife del Puerto Douglas, cuando estaba filmando un documental, afirmó en un comunicado la policía del Estado nororiental de Queensland.

"Tras la picadura, su tripulación pidió ayuda médica y el helicóptero médico de Queensland respondió a la llamada, pero Irwin ya estaba muerto", agrega la nota.

El aguijón de las pastinacas es "como una bayoneta, como la bayoneta de un rifle", afirmó el director de cine australiano David Ireland. "Si impacta en un órgano vital es mortal como una bayoneta", añadió.

El servicio de ambulancias local anunció que la raya había clavado su aguijón en la parte izquierda del pecho de Irwin, quien falleció enseguida.

El intrépido aventurero era considerado como una estrella a nivel nacional y sus proezas, filmadas por las cámaras de televisión, dieron la vuelta al mundo.

  En 2004 desató un escándalo ante las cámaras de televisión al alimentar con pollos muertos un cocodrilo de cuatro metros, mientras sostenía a su hijo recién nacido en brazos. El aventurero justificó su osadía destacando la necesidad de educar al público sobre los peligros de la naturaleza.

"Seguiré educando a mis hijos y a los niños de todo el mundo para que no vayan a las aguas donde hay cocodrilos", explicó por aquel entonces.

  Irwin, casado y padre de dos hijos, ofrecía sus servicios de cazador de cocodrilos a los habitantes de las zonas residenciales de Queensland, donde suelen refugiarse estos reptiles.

Nacido en Melbourne, en el sureste de Australia, Irwin creció en la otra punta del país, en Queensland, donde sus padres eran propietarios de un pequeño parque de reptiles que probablemente alimentó su pasión por estos animales poco apreciados por el público.

Las televisiones y radios australianas rinden homenaje a su cazador de cocodrilos preferido.

Incluso el ministro de Relaciones Exteriores australiano, Alexander Downer, elogió al aventurero por haber exportado la imagen de su país, y mostró orgulloso una fotografía en la que aparece junto a Irwin y su familia durante una visita al parque zoológico del difunto.

  La ministra de Turismo del Estado de Queensland, Margaret Keech, también se ha hecho eco de la consternación nacional. "Hizo tanto por Australia", dijo afligida en un canal de televisión.

Una pena que este lunes embarga a todos los amantes de los animales y entusiastas seguidores de este mítico personaje en Australia.