Uno de los imperios que mayor influencia ejerció en el mundo antiguo y que sentó las bases para, a través del derecho y la cultura, servir de modelo al mundo occidental moderno, fue el imperio romano.

Por eso es importante que conversemos sobre los aspectos económicos, políticos y sociales que hicieron de la Roma antigua una potencia económica y militar que domino e influyo en una gran parte del mundo.

El imperio romano considerado la mayor potencia hegemónica de la antigüedad surge después que diferentes grupos humanos, conformados por los griegos, los latinos, los etruscos y los italiotas se establecieron en Roma. En el año 753 el grupo llamado los latinos expulsó a los etruscos de Roma e iniciación la forma de gobierno que se denomino la Republica. En el gobierno de la Republica, que se baso en instituciones formadas por los senadores, el Senado era una asamblea compuesta por 300 miembros, provenientes de familias pertenecientes a la clase social formada por los patricios, que era la clase social privilegiada. El Senado era el máximo organismo de dirección política en Roma.

Los magistrados eran elegidos por un año. Entre los magistrados encontramos los cónsules, que eran los que dirigían el ejército; los pretores, que tenían como función administrar la justicia, los censores que tenían por misión recaudar los impuestos, los cuestores encargados de las finanzas y los ediles cuya función era vigilar el orden público.

En la época de la Republica los tribunos de la plebe eran magistrados cuya función era defender la clase social de la plebe. Tenían derecho a objetar leyes que perjudican a ese sector social. También en la época de la Republica en Roma se celebraban los comicios centuriados., que tenían como función agrupar a los ciudadanos en grupos de cien personas. De acuerdo a sus riquezas elegían a los magistrados, declaraban la guerra, juzgaban a los ciudadanos y aprobaban leyes.

A través del proceso de integración y convivencia social que fueron estableciendo esos primeros grupos de pobladores de Roma es que en el año 753 se funda Roma y de ahí en adelante es que comienzan a funcionar las instituciones del gobierno de la Republica. Después del gobierno de la Republica y una vez Roma se fue expandiendo y conquistando territorios mas allá del mediterráneo llega al trono el reinado de Augusto, quien se destaco en su periodo de gobierno porque Roma alcanzo gran prosperidad económica y paz social, lo que le facilito al emperador Augusto organizar un gobierno eficiente, además de un ejercito disciplinado, que a su vez fortaleció la seguridad de Roma y le ayudo a controlar las provincias que ya se habían ido fundando y conquistando. De esta forma el creciendo económico y cultural en la vida urbana de Roma va en aumento.

En la época del gobierno de la Republica la sociedad romana estaba dividida en dos clases principales: Los patricios y los plebeyos. Los patricios eran la clase social privilegiada, que descendían de las gens o de las primeras familias que fundaron Roma. Los patricios estaban conformados por grupos pequeños, que eran los dueños de la mayor parte de las tierras y el ganado, además hacían las leyes y ocupaban los cargos públicos y políticos más importantes de Roma.

El grupo de los plebeyos estaba conformado por los sectores sociales pobres. Los plebeyos servían en el ejército y pagaban impuestos. Eran el grupo más numeroso de la población romana. En la medida que la sociedad romana fue creciendo los plebeyos, en el periodo de la República, se fueron convirtiendo en comerciantes, artesanos y pequeños propietarios agrícolas.

Al desaparecer la Republica se inicio el imperio romano el cual se fue extendiendo de norte a sur y en ese perímetro geográfico abarcaba desde las islas británicas hasta el desierto de Sahara y desde el Este al Oeste abarcaba desde Hispania hasta Mesopotamia. De esta forma el desarrollo de Roma fue permitiendo la fundación y las conquistas de provincias y ciudades, que fueron el foco económico y cultural, que permitió la propagación de la forma de vida y cultura de los romanos en los países conquistados. Una vez llegado a su momento de esplendor económico y cultual, ello contribuyo a que Roma organizara y fortaleciera su ejército, También ese crecimiento económico ayudo a expandir su comercio y de esa forma los romanos se lanzaron a la conquista de otros territorios.

Con las conquistas de nuevos territorios el imperio romano fue expandiendo el uso de su idioma, que era el latín y además fueron expandiendo el derecho romano, que recogía los aspectos relacionados con la administración del Estado, entre los que se destacaba el cobro de impuestos, el establecimiento de presupuestos en las provincias conquistadas y la división política de las provincias. En derecho fueron los romanos quienes crearon las figuras jurídicas del abogado y del acusador. El derecho romano, que tienen su origen en la ley de las Doce tablas, constituye la base de la mayoría de las legislaciones del mundo occidental.

En el imperio romano los hombres estaban divididos entre libres y esclavos. Los esclavos eran propiedad de sus dueños y los hombres y mujeres libres tenían todos los derechos ciudadanos. El imperio tuvo grandes latifundios y grandes explotaciones agrícolas, llamadas villas que pertenecían a las clases sociales ricas. En cuanto a la educación de sus hijos las clases privilegiadas pagaban maestros privados, mientras que las familias pobres enviaban a sus hijos a las escuelas primarias.

El imperio tenia una religión politeísta, por el hecho de que aceptaron todos los dioses de los pueblos que fueron conquistando y en algunos caso solo les cambiaban los nombre a los dioses como ocurrió con los griegos, en donde al Dios Zeus le cambiaron el nombre por Júpiter. El cristianismo como religión surge en el imperio romano. El cristianismo fue predicado por Jesús un judío nacido en Belén, de la tierra de Judá, en los tiempos del emperador Octavio, cuando Israel se había convertido en una provincia del imperio romano.

La doctrina cristiana se fundamenta en la adoración a un único Dios y donde las cualidades del hombre que debían destacarse eran la ayuda, el perdón y el amor a los hombres hacia su prójimo. En su niñez Jesús debió de vivir en Egipto para escapar a la persecución del rey Herodes. Cuando Herodes murió los padres de Jesús regresaron a Israel con este y fueron a vivir en Galilea, en un pueblo llamado Nazaret. Allí vivió Jesús hasta los 30 años.

El mensaje cristiano de Jesús se arraigo entre las clases sociales pobres y luego influyo en los sectores sociales privilegiados. De esta forma paso a convertirse en la religión oficial del imperio, esto ocurrió después que los cristianos del mundo pasaron grandes persecuciones por sus creencias. En el año 313 el emperador romano Constantino promulgo el edicto de Milán, donde se reconoció oficialmente el cristianismo como religión y de esa forma los cristianos dejaron de ser perseguido.

En cuento a la división de clases durante la época del imperio los patricios continuaron siendo la clase social privilegiada y los plebeyos eran empleados por un sueldo y representaban los sectores pobres y medio de la sociedad romana; estos también contaban con algunas leyes promulgadas que los protegían.

La caída del imperio romano no fue un hecho que se produjo de forma inmediata sino que la misma paso por un proceso en que primero cayo la parte occidental del imperio, debido a las invasiones germanas, que tenia como capital a Roma y unos mil años después cayo la parte oriental del imperio que tenia como capital a Constantinopla.

Las luchas escenificadas por las clases sociales ricas por controlar y disponer de las riquezas del imperio, así como la lucha de los esclavos por recobrar su libertad, además las altas tasas de impuestos que pesaban sobre el campesinado, todos estos hechos fueron causas que se conjugaron con la presión que ejercían las tribus bárbaras por adueñarse de los territorios imperiales y estas causas fueron el principio del fin para la caída del imperio.

Todas estas luchas dieron origen a una disminución de los ingresos del Estado. El trabajo esclavista, que fue la base económica del imperio dejo de ser rentable para los grandes latifundistas. Como se puede apreciar la caída del imperio romano se produjo por la crisis económica, que fue modificando el orden social y político en los últimos 50 años del imperio, en donde se sucedieron unos veinte emperadores en ese periodo.

En cuanto a la parte del imperio romano que tenia su capital en Roma, este sucumbió, como ya dijimos, uno mil años antes que el imperio de occidente, o sea en el año 476, debido a las invasiones germanas. La parte oriental del imperio romano, que tenia como capital a Constantinopla fue invadida por los turcos en el año de 1453.

Evelio Arroyo es sociólogo, abogado y escritor.