Por: Ynocencia Díaz Amezquita

Santo Domingo, 23 Mar 2011.- La masturbación es la estimulación en los órganos genitales, buscando obtener placer sexual, esta forma de autoestimularse es bastante común, tanto en hombres como en mujeres, quienes tienden a practicarlo con regularidad, a pesar de esto todavía existe un tabú respeto a esta práctica.

La masturbación suele efectuarse con las manos o mediante el frotamiento de los genitales contra algún objeto como son los llamados "juguetes sexuales" para obtener este tipo de excitación.

Bernardo Ferrera, de 20 años, expresó ¨ la masturbación es algo normal en el diario vivir, no es nada de enfermos si no de personas saludables ¨.

¨ yo considero la masturbación innecesaria, cuando uno tiene una pareja no se necesita de eso, y en la niñez no se sabe que es ¨, dijo Rosa María Valdez de 31 años.

En un recorrido realizado por una reportera de Diario Dominicano en la Avenida Núñez de Cáceres, al tomar diez personas entre hombres y mujeres sobre si ellos practican la masturbación seis respondieron haberlo hecho al menos una vez en sus vidas, mientras los demás dijeron que no lo habían hecho.

La Dra. Martha Arredondo Soriano, psicoterapeuta sexóloga en la pagina Wed Rexpuesta.com, expuso que ¨ Los especialistas en sexología consideramos la masturbación y el autoerotismo como una expresión normal de la sexualidad que es adecuada y, en determinadas circunstancias, beneficiosa ¨.

Igualmente, la medicina ha descartado que la masturbación pueda perjudicar la salud, salvo los casos muy raros de rasgaduras debido a una estimulación muy vigorosa.

Aclaró que algunos especialistas advierten sobre la masturbación excesiva, aunque es difícil establecer cuánto es lo normal y cuánto es lo excesivo, pero podemos señalar que si la masturbación se acompaña de ansiedad, culpa, compulsión incontrolable, o le impide a la persona tener otra forma de relación sexual, significa que debe buscar ayuda profesional con un especialista en sexología.

Otra falsa creencia en cuanto a la masturbación masculina es que algunos hombres piensan que si se masturban muchas veces al día le aumentará el tamaño del pene, y esto es totalmente falso. El pene crecerá de acuerdo al patrón individual y familiar de cada hombre, no por la frecuencia de masturbación. Esto ha sido demostrado científicamente, dijo Arredondo Soriano.

Es importante aclarar que la masturbación no produce anemia, ni acné, ni ninguna otra enfermedad o padecimiento.

A veces resulta una válvula de escape para las personas que no tienen pareja, ya sean jóvenes, adultos o ancianos.

La masturbación beneficia también a aquellas personas que normalmente tienen deseos sexuales más intensos o frecuentes que sus parejas. Es utilizada en algunas terapias para las disfunciones sexuales, como por ejemplo en el trastorno orgásmico masculino.

Puntualizó que a pesar de los beneficios que ofrece, no debe considerarse obligatorio masturbarse. Como en todas las conductas sexuales, es fundamental que cada persona sea quien decida de forma libre y responsable la conveniencia o no de su práctica, de acuerdo con sus valores, sus creencias y sus necesidades.

Distintas formas de hacerlo:

Hombres:

La mayoría de los hombres se masturban agarrando el pene con la mano, moviéndola de arriba hacia abajo o de atrás hacia adelante, según la postura del individuo.

Otros, no utilizan toda la mano sino que agarran la zona del frenillo entre los dedos índice y medio, y el pulgar por el otro lado.

Otra técnica es emplear las dos manos en el pene. Otros sólo frotan su pene con una mano y con la otra se estimulan los testículos o pezones, entre otras partes del cuerpo.

Existen artilugios mecánicos y eléctricos para que los hombres se masturben: muñecas inflables, vaginas artificiales, bombas de vacío, etc. También pueden utilizar vibradores, concentrando su actividad sobre el frenillo.

Mujeres:

La mayoría de las mujeres se masturba estimulando la zona del clítoris. Una cuarta parte de ellas suelen añadir también el estímulo vaginal introduciéndose sus dedos para incrementar la sensación placentera. Pero el estímulo exclusivo de la vagina para masturbarse es un procedimiento minoritario.

El uso de dildos, vibradores y otros juguetes eróticos parece estar extendiéndose entre la población femenina. No resulta fácil saber cuántas los emplean.