Hipólito Mejía y el grupo que sustenta su candidatura dentro del PRD ha escogido como víctima de sus ataques politiqueros, calumniosos y mentirosos al senador Félix Bautista. El jefe del PPH entiende que las acusaciones injuriosas que vierte sobre el exitoso político dominicano pueden generarle simpatías y así evitar el descalabro definitivo de su proyecto presidencial.

El secretario de organización del PLD es una de las personas de más confianza de Leonel y como tal ha jugado un rol protagónico en los últimos triunfos electorales del partido morado, razón por la cual Hipólito intenta descalificarlo y sacarlo de combate.

Es innegable que en el fragor de las más recientes campañas electorales el senador de San Juan ha demostrado ser un gran componedor y amarrador político, tanto hacia dentro como hacia fuera del partido de la estrella amarilla y esto se debe a que asume con seriedad y responsabilidad sus compromisos y obligaciones.

El discurso anticorrupción de Hipólito Mejía es una pose electorera, porque cuando el pueblo dominicano le dio la oportunidad de ejercer el poder no hizo absolutamente nada para prevenir y perseguir ese flagelo. El candidato del PPH-PRD tampoco ha podido explicar los cuestionamientos hechos al crecimiento desproporcionado de su patrimonio personal y sus vínculos con gente de dudoso comportamiento.

La realidad es que Hipólito le enrostra a Félix lo que no puede decirle a Leonel, y esto lo hace con el doble propósito de ocultar su incapacidad para hacer propuestas viables al electorado y para tratar de detener la caída estrepitosa de su candidatura presidencial.

Las calumnias, injurias, mentiras e inventos que quiere imputarle Hipólito Mejía a Félix Bautista obedece a una trama o encerrona electoralista que solo ha encontrado eco en la insensatez de los "pepehachistas de las sombras" y en la mente oscura de los moralistas de hojalata.

Ya Félix ha explicado hasta la saciedad la manera pulcra con que manejó los recursos financieros de la institución estatal que dirigió y ha demostrado la transparencia y la licitud o legalidad de los negocios realizados a través de sus empresas privadas. No obstante esto, el senador sanjuanero le solicitó a la Procuraduría General de la Republica y a la Cámara de Cuentas que investiguen y auditen su gestión en la OISOE.

Un hecho importante es el apoyo ofrecido por sus colegas en el Senado de la Republica, pero lo más trascendente es el respaldo que recibió de los miembros del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana y los sectores sensatos del país.

Por más que Hipólito y sus gallaretas pepehachistas traten de enlodar o ensuciar su reputación y su honra con imputaciones calumniosas y falsas, Félix Bautista es un senador honesto.

15 de abril del año 2012.