Por Doctor Bienvenido Segura

El sol se ocultaba lentamente aquella tarde de febrero del año 2008 cuando decidí marcar los dígitos del teléfono personal del compañero Danilo. Transcurrieron solo unos pocos segundos y como siempre, con voz afable me saludó y preguntó por la gente de Santiago Rodríguez.

A pesar de nunca haber sido su seguidor dentro del partido, le comuniqué mi interés de verle y él mostró su disposición de recibirme en el momento que yo lo considerase oportuno. Entonces abrí un espacio, no obstante las múltiples tareas asignadas en el Comando Provincial de Campaña y la Secretaría de Salud del Partido de la Liberación Dominicana.

Ya el compañero Leonel había sido proclamado candidato presidencial del PLD y el Bloque Progresista el 27 de enero del 2008 después de haber sido escogido como tal en el Congreso Elector Profesor Juan Bosch el 6 de mayo del 2007, en el cual compitió con Danilo.

Aún estaba vigente la Constitución que Hipólito había impuesto en el año 2003 para poder repostularse en el 2004 y la misma le permitía al Presidente Leonel Fernández optar por la reelección en el 2008. Danilo en su campaña destacaba el daño que generaría la reelección al PLD y al país.

Ese jueves de finales de febrero del 2008 llegué a prima noche a la oficina de Danilo. Con un cálido saludo me dio la bienvenida y una sonrisa reflejó su alegría de verme mientras me invitaba a sentarme frente a él. Le agradecí su receptividad y puso cara de asombro en el momento que le dije que no le apoyé en sus propósitos de convertirse en el candidato del PLD porque acompañé a Leonel en su proyecto reeleccionista.

Mi presencia allí se debía a que le consideraba un activo importante del partido fundado por Don Juan y para sugerirle que se integrara a la campaña electoral. Me expresó que estaba integrado realizando labores muy puntuales a favor del triunfo peledeísta.

Le dije que Leonel ganaría las elecciones del 2008, que no se presentaría nueva vez, que 4 años pasan "en un abrir y cerrar de ojos" y que él (Danilo) sería el candidato del PLD en el 2012 y Presidente de la Republica Dominicana a partir de agosto de ese año.

No me equivoqué. Hoy Danilo está haciendo una muy buena gestión de gobierno y es un presidente excelente. El PLD y el país se sienten orgullosos de todas sus ejecutorias a favor del pueblo, pero la Constitución de la Republica vigente prohíbe la reelección presidencial consecutiva y sería muy traumática su modificación en estos momentos.

Luego de jurar como Presidente ante la Asamblea Nacional le he saludado solamente en una ocasión, mas no he tenido el privilegio de visitarle y conversar personalmente con él como aquella vez. Danilo es un hombre de principios y en más de una ocasión ha dejado entrever que su mandato termina en el 16. Cuatro años pasan "en un santiamén" y en el 2020 él volverá y será de nuevo Presidente de la Republica Dominicana.

Dr. Bienvenido Segura

Santiago Rodríguez, R. D.

1 de febrero del año 2015.