Por Narciso Isa Conde

Nos presentan el Estado y el poder al revés, y yo se lo quiero presentar a ustedes tal y como cómo es.

Nos dicen que es una "democracia imperfecta" y la verdad que es una dictadura constitucional disfrazada de democracia. Corrupta, corruptora, mafiosa.

Nos hablan de la separación de los poderes del Estado y resulta que éstos están controlados por la Presidencia de la República (Poder Ejecutivo), desde el mismísimo Palacio Nacional y desde el poderoso Comité Político de la fuerza gobernante (PLD).

Difunden que la fuerza gobernante es un partido y realmente es una corporación económica- política con dos C x A en su interior. Dicen que en el PLD hay dos tendencias y en verdad son dos facciones mafiosas que compiten por el control del Estado y su patrimonio, y por asociarse en el delito con terminadas corporaciones y empresas privadas (transnacionales y locales)... para enriquecerse personalmente, engordar a sus socios capitalistas y convertir a ciudadanos/as en clientes (transformado los votos en mercancías).

Proclaman que hay "democracia electoral" y "transparencia administrativa" en medio de todo tipo de fraudes, estafas, tráficos de influencia y lavado de dinero sucio.

Se muestran como enemigos del narcotráfico mientras auspician un narco-Estado, convirtiendo la DNCD, PN, DNI y sectores Fuerzas Armadas verdaderos carteles de la droga o en entidades asociadas a ese negociazo, al que no le faltan representantes en el Congreso, Alcaldías y partidos.

Alaban un sistema de partidos que resulta ser un enjambre de negocios electoreros y fechorías, con rarísima excepciones nunca determinantes.

Como ejemplo de pluralidad democrática nos venden la existencia de una oposición electoral, que en casi todos los casos que ha sido gobierno o que se inserta en los mecanismos del Estado, reproduce la misma corruptela o la misma dominación. Y aun con una oposición de ese tipo hay quienes proponen superar esta situación desde un progre-conservadurismo endeble e invitan a los movimientos políticos y sociales (o políticos-sociales) potencialmente alternativos (incluida Marcha Verde), a sumarse a ella, para finalmente legitimar el status quo o generar un "cambio" destinado a que nada fundamental cambie.

Nos quieren convencer que el Estado es "dominicano" y que es de "todos/as"... cuando realmente está colonizado por EEUU -vía INVASIONES, CAMARA AMERICANA, CAMARA MINERA, CIA, PENTAGONO, DEA, USAID, MAAG, Barrick, Falcondo, Gold-Quest...- y es propiedad de connotados súper-ricos y corruptos de aquí y allá.

Condenan a un falso invasor haitiano para proteger al verdadero invasor "made in USA". (El Nacional, domingo 18-03-2018)