A Pleno Sol

El triunfo de febrero

Por Manuel Hernández Villeta

Los candidatos presidenciales están aupando un fenómeno que los va a sepultar. En su afán de llevar a cabo una campaña electoral a destiempo, le están dando una importancia máxima a la proyección de los aspirantes a alcaldes y regidores.

En el fondo hay un intento de burlar disposiciones de la Junta Central Electoral, de que todavía no se abre la campaña electoral a nivel presidencial. Si pueden hacer proselitismo en el nivel municipal.

Buscando la forma de llevar su mensaje a todo el país, los tres aspirantes a la presidencia, utilizan a los eternos olvidados liderazgos pueblerinos, abriendo nuevas posibilidades con miras a las elecciones.

El fenómeno muy peligroso para los candidatos. La verdadera encuesta serán las elecciones municipales. El que gane la mayor cantidad de alcaldías y regidurías, deberá ser el ganador de las venideras elecciones. También seria significativo de producirse una paridad de fuerzas en estos comicios.

Unas elecciones municipales carecen de la fuerza real para decidir las votaciones nacionales. Pero la visión del elector es importante. Las caravanas de los candidatos presidenciales indica que las dos elecciones estarán hermanadas.

Llama la atención que nunca el gran liderazgo político nacional ha dado importancia a los dirigentes de pueblos. Siempre los someten al olvido, a las presiones y hasta el desprecio. Por demás, cuando un dirigente local avanza, de inmediato agarra su maleta y se va a vivir en la Capital.

Es el caso de los diputados y senadores. Prácticamente abandonan su pueblo, y retornan fugazmente cuando están cerca los comicios en la búsqueda de los votos. Ahora el panorama ha cambiado, pero solo hasta mediados de febrero.

Con el panorama de casi una obligatoria segunda vuelta de las elecciones presidenciales, los candidatos se ven en la obligación de estar constantemente en campaña y realizando caravanas, lo cual no es permitido en esta etapa por la Junta.

Una forma de burlar esa disposición es que en las caravanas el presidencial esté acompañado de los candidatos a alcalde y regidores. Pero se está sembrando una percepción que será imposible de borrar.

Cuando los ciudadanos tengan que votar el próximo febrero en las municipales, es seguro que lo harán tomando en cuenta la fuerza que haya exhibido su candidato presidencial. La percepción en política en ocasiones doblega a la realidad. Las nacionales se van a decidir en las municipales de febrero. ¡Ay!, se me acabó la tinta.