A Pleno Sol

¿Salida?: ¡Elecciones!

Por Manuel Hernández Villeta

El país tiene que seguir adelante, mientras se debate el tema electoral. La economía no se puede detener, la agenda diaria debe evolucionar de acuerdo a las necesidades colectivas.

Si todo el conglomerado nacional cae en crisis, al igual que las elecciones, el golpe será peor. Desde luego, el tema electoral afecta a todos, y no a partidos en particular, pero se debe comprender que la maquinaria productiva no puede estancarse.

De ahí la importancia de que se encuentre una solución a esta crisis electoral. Estamos hablando de un problema donde se van a tener que transitar tres elecciones más. Cada tramo será problemático, y la prueba central será con las presidenciales.

Para salvar el primer tramo debe darse unificación de esfuerzos entre los partidos políticos y la Junta Central Electoral. Deben tratar de establecer la línea de trabajo que lleve a la celebración de las elecciones municipales.

De por medio está la investigación para demostrar culpables de las irregularidades que se cometieron en el fracasado torneo. Esas investigaciones deben comenzar en el acto, y en línea paralela ir transitando junto a la preparación de las elecciones.

Sin una investigación y sanciones a los responsables, los mismos sinsabores se conocerán en las venideras municipales. Ya es difícil poder rescatar credibilidades personales e institucionales en torno a la Junta Central Electoral, pero no hay tiempo para renuncias y cambios.

Diferentes sectores piden la renuncia de los jueces electorales, y ello en la práctica no es posible. En menos de un mes no se podría nombrar a una nueva JCE, con titulares y suplentes. Y sin jueces electorales no hay elecciones.

El presidente de la JCE dijo que él y sus compañeros solo van a salir de allí mediante un juicio político en el Congreso Nacional. Solo pensarlo es traer el caos. En el dividido Congreso hacer juicio político electoral, sería una locura.

Los dominicanos tienen que seguir con sus actividades normales. No pararlo todo a la espera de las soluciones electorales. La mayor parte de la población no milita en partidos políticos, y merece respeto.

Además, hay una agenda diaria inconclusa que va desde los aumentos de la prima del dólar, hasta los apagones y la falta de energía eléctrica. Mientras se debate el tema electoral, hay comerciantes que aumenta a su libre albedrio los precios de los artículos de primera necesidad.

El rejuego democrático tiene alegrías, dolores y tristezas. Hay que hacer sacrificios y consensuar. Llegar a acuerdo que permitan la celebración de las elecciones. El camino está empedrado y hay nubarrones, pero las elecciones es la única salida. Ninguna otra solución fuera de las elecciones, es aceptable. ¡Ay!, se me acabó la tinta.