A Pleno Sol

El tripartidismo

Por Manuel Hernández Villeta

No hay bi-polaridad partidista en estos momentos. La lucha es entre tres bloques. Los partidos y los líderes tienen que ir escogiendo a sus contradictores. No es suficiente el cuadro de oposición contra gobiernistas. Hay que ponerle el cuño de la personificación del cara a cara.

En el camino inicial opositor coinciden Luis Abinader y Leonel Fernández enfocando sus cañones contra el danilismo y el candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana. La alianza congresual es un buen ejemplo. Busca cerrar el camino de la mayoría parlamentaria a los danilistas para el próximo período, ganen o pierdan las elecciones.

Los seguidores de Danilo Medina tienen que enfrentar a dos contrarios. Pueden escoger uno, o chocar con los dos. Parece que van a seleccionar a Abinader. Ya de hecho hay un estribillo de que a Leonel lo vencieron y van por Abinader.

Los principales allegados al gobierno parece que le dan la espalda a Leonel y buscan polarizar con Abinader. Inclusive llegan a confesar que tienen diez puntos por debajo del candidato del Partido Revolucionario Moderno. No jueguen con candela. Leonel en ese tercer lugar que lo ponen, sería la chispa para encender la victoria de Abinader o Gonzalo.

Visto a futuro, sería un error profundizar la brecha de Leonel y Danilo. Ya están divididos y cada cual en su partido. Se van a enfrentar en la eventual segunda vuelta. Lo que es imposible determinar en estos momentos es quien será el tercero en la segunda. Ese aparente perdedor tendrá disponibilidades de dar el triunfo a quien quiera.

La Junta Central Electoral ya dio el reconocimiento a la inscripción de la candidatura de Leonel, pero no todo el camino está recorrido. Al León le falta por subir la senda del Tribunal Constitucional. El fallo tendrá que ser a su favor.

La ley de partidos habla de que candidatos no pueden ser precandidatos o candidatos de otros partidos. En ningún lugar habla de los precandidatos. Leonel nunca fue candidato del PLD en las recientes primarias. Pero nada está escrito, podría ser atajado por una decisión del Constitucional.

Leonel sigue su activismo político, pero tiene la soga alrededor del cuello. ¿Hasta dónde puede llegar?. La decisión del tribunal Constitucional será equilibrada entre lo político y lo jurídico. Sobre esa sentencia estará el efecto del golpe de Estado en Bolivia, la crisis de Haití y la capacidad de movilización de Leonel.

América está en el retorno de las derechas, con su carga de inestabilidad y violencia. Habrá que ver hasta donde los grupos hegemónicos dominicanos se la juegan en estas elecciones. ¿Cuál es la posición de la embajada norteamericana?. Todos los dados sobre la mesa en este panorama donde todavía no llega la polarización bi-partidista. ¡Ay"!, se me acabó la tinta.